ESA title
Agency

Europa se une a Japón en la próxima exploración del cielo infrarrojo

24/02/2006 430 views 0 likes
ESA / Space in Member States / Spain

Un nuevo y potente satélite infrarrojo, ASTRO-F, fue lanzado con éxito la noche del martes (21 de febrero) por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). En una colaboración que implica a la ESA (Agencia Espacial Europea) y a numerosos científicos de toda Europa, ASTRO-F, rebautizado 'Akari' -'luz' en japonés-, está ahora siendo preparado para empezar su exploración del cosmos.

ASTRO-F ha sido colocado en órbita terrestre, desde donde llevará a cabo un análisis en profundidad del cielo visto en luz infrarroja. Se espera que este trabajo revele fenómenos primigenios, relacionados con la formación y evolución de galaxias y estrellas.

Varios científicos del Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), de la ESA, situado en Villafranca, Madrid, asistieron al lanzamiento dada su participación activa en el proyecto. Para Alberto Salama, Jefe Científico de la ESA para ASTRO-F, "En esta mission hay un gran esfuerzo humano de colaboración entre los europeos y los japoneses. Los recursos son limitados, pero la calidad de los profesionales lo compensa".

David Southwood, Director de Ciencia de la ESA, declaró: “El lanzamiento con éxito de ASTRO-F/Akari es un gran paso. Hace una década nuestro Observatorio Espacial Infrarrojo (ISO) estrenó este campo de la astronomía, con la ayuda entonces de la comunidad japonesa. Es estupendo colaborar de nuevo con Japón en esta disciplina.

“Nuestra implicación con Japón en este programa responde al compromiso a largo plazo de la ESA con la astronomía infrarroja, una rica fuente de descubrimientos. Ahora estamos metidos de lleno en ASTRO-F/Akari, pero además trabajamos muy duro de cara al lanzamiento del telescopio infrarrojo de próxima generación de la ESA, Herschel, que estará volando dentro de dos años", prosiguió Southwood.

"Y la historia no acabará aquí. La astronomía infrarroja también es una parte fundamental de los planes de futuro de la ESA, de acuerdo con el programa 'Visión Cósmica 2015-2025'. Lo cierto es que áreas de investigación como la formación de estrellas y planetas extrasolares, o la evolución del Universo temprano, son prioritarias en nuestro programa".

La misión

ASTRO-F
ASTRO-F

El lanzamiento se produjo el 21 de febrero de 2006, a las 22:28 hora central europea (22 de Febrero a las 06:28 en Japón), con un cohete japonés M-V que despegó del Centro Espacial Uchinoura, en el distrito Kagoshima. ASTRO-F ha sido bautizado ‘Akari’, "luz" en Japonés, una vez lanzado.

Dentro de dos semanas el telescopio alcanzará su posición definitiva, en órbita polar entorno a la Tierra a una altitud de 745 kilómetros. Desde ahí, y una vez concluidos los dos meses de comprobaciones y chequeos en órbita, ASTRO-F realizará un barrido de todo el cielo durante su primer medio año de operaciones, con mucha más sensibilidad y resolución espacial y mayor cobertura del espectro electromagnético que su predecesor para observaciones de barrido en infrarrojo, el satélite IRAS (lanzado en1983 por Reino Unido, Holanda y Estados Unidos). Se espera que sólo en esta observación de barrido ASTRO-F detecte un millón de galaxias.

Finalizada esa primera tarea, ASTRO-F observará en detalle miles de objetos astronómicos seleccionados específicamente. Esto permitirá a los científicos estudiar estos objetos durante más tiempo, y por tanto con más sensibilidad. Esta segunda fase terminará cuando se agote el helio líquido a bordo del satélite, necesario para mantener el telescopio y los instrumentos a apenas unos grados por encima del cero absoluto de temperatura (-273 grados Centígrados). Entonces comenzará la última etapa operacional, dedicada a la observación de objetos astronómicos únicamente con la cámara infrarroja, y sólo a determinadas longitudes de onda infrarrojas.

La implicación de la ESA

ASTRO-F
ASTRO-F

Desde el nacimiento de la astronomía espacial infrarroja, hace una veintena de años, cada década ha estado marcada por el lanzamiento de telescopios infrarrojos que han revolucionado nuestra percepción del Cosmos.

Estos telescopios detectan objetos fríos, como los sistemas planetarios o el polvo y el gas interestelar. También facilitan la observación de las galaxias lejanas, muy difíciles de observar en luz visible, y el estudio de procesos en el universo 'joven', como la formación de estrellas y galaxias relativamente poco después del big bang.

La ESA y Europa tienen una larga tradición en astronomía infrarroja, que se mantiene ahora con la participación del Reino Unido, Holanda y la ESA en ASTRO-F. La ESA está proporcionando soporte a ASTRO-F a través de su estación de tierra en Kiruna (Suecia).

Además, un equipo en ESAC colaborará en el barrido del cielo infrarrojo, en concreto en el llamado ‘pointing reconstruction’, que implica medir con precisión la posición de los objetos observados. Esto es esencial para acelerar la producción de catálogos celestes y, en última instancia, proporcionar un censo del Universo infrarrojo. Los científicos e ingenieros de ESAC han desarrollado el software necesario para este 'pointing reconstruction'.

A cambio de su colaboración la ESA ha obtenido el diez por ciento del tiempo de observación en la segunda y tercera fases operacionales de ASTRO-F.

El nodo europeo para ASTRO-F, en ESAC

XMM-Newton Science Operations Centre (SOC) at ESAC
XMM-Newton Science Operations Centre (SOC) at ESAC

ESAC, además de participar en el 'pointing reconstruction', funciona como centro de soporte a usuarios europeos de ASTRO-F. Desde ESAC ha sido gestionada la convocatoria de peticiones de tiempo de observación realizada por la ESA para adjudicar el tiempo de ASTRO-F a los astrónomos europeos.

"La respuesta de la comunidad astronómica europea a la convocatoria ha sido abrumadora", señala Salama. 42 Investigadores Principales de nueve países europeos han enviado cincuenta peticiones, que están siendo ahora evaluadas.

No en vano Southwood ha resaltado la importancia de la misión ASTRO-F para la astronomía europea. "La cooperación ofrecida a la ESA por parte de Japón contribuirá a mantener en la vanguardia de la investigación a los astrónomos europeos, mientras trabajan con los datos de ISO y esperan el lanzamiento de la próxima misión infrarroja de la ESA, Herschel, a principios de 2008", declaró Southwood.

Herschel será el mayor y más sensible telescopio espacial, con un diámetro de 3,5 metros. Sus datos se sumarán a los del censo del Universo infrarrojo de ASTRO-F, y a los de otras misiones como ISO, de la ESA, y Spitzer, de la NASA. Herschel desvelará cómo se formaron y evolucionaron las primeras estrellas y galaxias, y estudiará la química del cosmos más frío y oculto.

ASTRO-F lleva a bordo un telescopio refrigerado de unos 70 centímetros de apertura. Está equipado con dos instrumentos, el 'Far-Infrared Surveyor' (FIS) y la cámara infrarroja (IRC).

Para más información

Departamento de Comunicación de ESA -
Tel: +33 (0)1.53.69.71.55
Fax: +33 (0)1.53.69.76.90

Alberto Salama, Agencia Espacial Europea (ESA), Jefe Científico de ISO y ASTRO-F
E-mail: Alberto.Salama @ esa.int

Göran Pilbratt, Agencia Espacial Europea (ESA), Jefe Científico de Herschel
E-mail: gpilbratt @ rssd.esa.int

Related Links