Acompañando desde Cebreros a la nave europea a Venus

16 septiembre 2005

La comunicación con naves interplanetarias requiere disponer en tierra de potentes estaciones de espacio lejano. Este mes, la Agencia Europea del Espacio (ESA) inorpora una de estas estaciones a su red ESTRACK (siglas en inglés de Red de Estaciones de Seguimiento de la ESA).

Situada en Cebreros (Ávila), a 90 kilómetros al oeste de Madrid, la nueva estación de espacio lejano se une a ESTRACK para acompañar a la próxima sonda interplanetaria de la ESA, Venus Express, en su viaje al planeta más próximo de la Tierra. Venus Express se lanzará a finales de octubre.

Las instalaciones de Cebreros albergaron una antigua estación de la NASA construida en 1960-1962, y usada sobre todo en los años sesenta y setenta. Pero en menos de dos años, un tiempo récord, la ESA ha dejado su flamante nueva estación de espacio lejano lista para estrenar.

Al ‘Site Infrastructure Manager’ –‘Jefe de Infraestructuras de la Estación’-, Valeriano Claros, le gusta llevar a las visitas a una colina cercana desde la que se aprecia en toda su magnitud la imponente y elegante estructura blanca apuntando hacia el cielo, entre un paisaje de campos sembrados.

“Cuando España propuso el proporcionar a la ESA un emplazamiento para su segunda estación de espacio lejano decidimos cambiar los alrededores de Madrid por el campo. Aquí no hay interferencias eléctricas procedentes de transmisores o de industrias. Esta es una condición fundamental cuando se trata de seguir y controlar una nave que viaja a cientos de millones de kilómetros de distancia”.

Claros-Guerra at the Cebreros 35m ESTRACK station in 2005
Jefe de Infraestructuras de la Estación, Valeriano Claros

La estación de Cebreros es la copia gemela, casi idéntica, de la estación de la ESA en Nueva Norcia, cerca de Perth. La estación australiana entró en funcionamiento en noviembre de 2002, y desde entonces ha sido usada regularmente para, por ejemplo, las misiones Mars Express, Smart-1 y Rosetta.

La ingeniería civil de estas instalaciones es impresionante. El plato móvil de la antena tiene 35 metros de anchura, y con la estructura de soporte pesa unas 620 toneladas. Los cimientos empiezan a 20 metros de profundidad.

“Una antena así puede enviar una finísima señal en dirección a la nave, como un haz del grosor de un lápiz, así que los motores deben ser tan precisos como un reloj. Toda la estructura tiene que ser extremadamente estable, para soportar las variaciones térmicas o la influencia del viento”, señala Michel Dugast, uno de los ingenieros de la estación.

En la base de la estructura se ha instalado un sistema de refrigeración para mantener parte de los receptores –los llamados ‘amplificadores de bajo ruido’—a unos gélidos –258 grados Celsius. El equipo eléctrico de reserva está muy cerca: no menos de 750 baterías y dos generadores.

Antonio Lobato

“Si hubiera un corte en el suministro público de electricidad nuestra estación no se vería afectada. Automáticamente las baterías aseguran la continuidad de las operaciones durante el tiempo suficiente como para que los generadores empiecen a funcionar si la interrupción es prolongada”, dice Antonio Lobato, ingeniero de Operaciones y Mantenimiento.

Estos últimos meses Lobato, Dugast, Claros y el equipo industrial han estado ensayando todos los equipos, procedimientos y enlaces con sus colegas en el Centro de Operaciones Espaciales de la ESA (ESOC) en Darmstadt, Alemania, y en el Centro de Control de Misión de Venus Express, allí instalado. Ahora todo está a punto para el comienzo de la misión.

Está previsto que Venus Express despegue de Baikonur el 26 de Octubre. Un cohete Soyuz la colocará en una órbita de aparcamiento en torno a la Tierra, y entonces la etapa superior del cohete, Fregat, enviará a la sonda hacia Venus. La travesía durará 126 días.

Justo después del lanzamiento las señales de la sonda serán recibidas en primer lugar desde la estación de Nueva Norcia, desde otra estación en Kourou (Guyana Francesa) y por último desde las instalaciones de Cebreros. La estación australiana dará soporte al experimento Venus Radio Science de forma regular.

Venus Express, llegando en Abril de 2006, analizará la atmósfera de Venus

Durante todo el viaje a Venus y en particular desde que Venus Express empiece a orbitar el planeta, en Abril de 2006, Cebreros será la estación principal en cuanto al control de la nave y la recepción de datos, durante unas ocho horas al día.

Valeriano Claros comparte la emoción y las expectativas de toda la comunidad científica. “Venus Express representa un interés renovado en este planeta, tan próximo a la Tierra y similar en tamaño, pero tan inhóspito y aún tan misterioso”.

“Por ejemplo tal vez podamos entender por qué este planeta tiene un efecto invernadero tan potente, con temperaturas en la superficie entorno a 470 grados centígrados, o por qué rota en sentido contrario a la Tierra y tan lentamente. Venus tarda nada menos que 243 días terrestres en completar un giro sobre sí misma”.

Venus fue el primer planeta al que se envió una sonda interplanetaria, en 1962. Desde entonces hasta principios de los noventa, en que se lanzó el radar orbital de la NASA Magellan, una veintena de naves han visitado Venus. Algunas de ellas incluso aterrizaron y enviaron imágenes antes de derretirse por el calor.

Impresión artistica de la superficie de Venus

Venus Express llevará a cabo el primer estudio global de la atmósfera de Venus. Analizará sus densas nubes, cargadas de ácido sulfúrico, y buscará signos de volcanes activos en la superficie.

Los equipos científicos de los siete instrumentos a bordo, incluyendo detectores de alta precisión y cámaras de varias longitudes de onda, esperan recopilar más datos científicos que todas las misiones anteriores juntas – con la excepción de Magellan: más de 500 megabits de datos al día.

Las débiles señales que transportan esta información viajarán hasta la enorme antena de la estación de Cebreros, que estará en contacto con Venus Express durante 500 días, o un millar si la misión se prolonga.

EuroNews

EuroNews es un medio crucial para emitir información internacional con una perspectiva europea. Se recibe en 79 países, un total de 144 millones de hogares en Europa, Oriente Medio, África, Asia Central y Norteamérica y America Latina, vía cable, satélite digital y canales terrestres. Este magazine acerca del Espacio se produce y emite cada dos semanas, con un programa nuevo cada segundo viernes. Cada magazine dura cuatro minutos y es emitido 21 veces a la semana, incluyendo la franja de máxima audiencia las noches de viernes y sábados.

Broadcast times

Monday Tuesday Wed Thursday Friday Saturday Sunday
12 :45 12 :45 12 :45 12 :45 12 :45 12 :45 12 :45
18 :15 18 :15 18 :15 18 :15 17 :45 18 :15
20 :45
22 :45 22 :45 22 :45 22 :45 23 :45 22 :45 22 :45
Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.