COROT descubre el planeta extrasolar más pequeño que se conoce, con una superficie que permite caminar por ella

Planet transit in front of a star
4 febrero 2009

COROT, una misión a cargo del CNES con participación de la ESA, ha hallado el planeta de tipo terrestre más pequeño jamás detectado fuera del Sistema Solar. El tamaño del sorprendente planeta es menos del doble que el de la Tierra y gira en torno a una estrella similar al Sol. Tiene una temperatura tan elevada que es posible que se encuentre cubierto de lava o de vapor de agua.

Hasta ahora se han descubierto unos 330 exoplanetas, en su mayoría gigantes gaseosos con características similares a las de Júpiter y Neptuno.

El nuevo hallazgo, COROT-Exo-7b, es diferente: su diámetro es menor que el doble del de la Tierra y describe una órbita completa alrededor de su estrella cada 20 horas. Se encuentra muy cerca de su sol y tiene una temperatura elevada, de entre 1.000 y 1.500 °C. Los astrónomos han detectado el nuevo planeta porque, al pasar ante su estrella central, provoca la disminución de su luz.

Se sigue estudiando la densidad del planeta: puede que sea rocoso, como la Tierra, y cubierto de lava líquida. También podría pertenecer a un tipo de planetas que se suponen constituidos por agua y rocas a partes casi iguales. Por las elevadas temperaturas que se han detectado, el planeta podría ser un lugar ardiente y húmedo.

“La localización de un planeta tan pequeño no fue del todo sorprendente”, comentó Daniel Rouan, investigador del Observatoire de París Lesia, responsable del proyecto junto con Alain Léger, del Institut d’Astrophysique Spatiale (París, Francia). “COROT-Exo-7b pertenece a una clase de objetos cuya existencia había sido predicha ya hace algún tiempo. COROT se diseñó precisamente con la esperanza de descubrir alguno de ellos”, añadió.

Muy pocos de los planetas extrasolares hallados hasta la fecha tienen una masa parecida a la de la Tierra y a los demás planetas de tipo terrestre: Venus, Marte y Mercurio. Esto se debe a que los planetas de características terrestres son muy difíciles de detectar. La mayoría de los métodos utilizados hasta ahora son indirectos y sensibles a la masa del planeta, mientras que COROT puede medir directamente el tamaño de su superficie, lo cual es una ventaja. Además, el hecho de que Corot esté en el espacio permite observar ininterrumpidamente durante más tiempo que desde tierra.

Por primera vez hemos detectado sin lugar a dudas un planeta que es "rocoso" en el mismo sentido que la Tierra.

Este hallazgo es importante porque las mediciones recientes han indicado la existencia de planetas de masa pequeña, pero su tamaño era desconocido hasta ahora.

La estructura interna de COROT-exo-7b intriga especialmente a los científicos; no están seguros de si se trata de un ‘planeta oceánico’, un tipo de planeta cuya existencia nunca se ha confirmado. En teoría, esos planetas estarían al principio cubiertos parcialmente de hielo. Después se desplazarían hacia su estrella, y el hielo se derretiría cubriéndolos de líquido.

"Este descubrimiento es un paso muy importante para entender la formación y evolución de nuestro planeta", explicó Malcolm Fridlund, científico del proyecto COROT de la ESA. “Por primera vez hemos detectado sin lugar a dudas un planeta que es "rocoso" en el mismo sentido que la Tierra. Ahora deberemos conocer mejor ese objeto para situarlo en su contexto y continuar nuestra búsqueda de objetos más pequeños y parecidos a la Tierra mediante COROT", añadió.

Para más información:

Daniel Rouan, CNRS senior scientist, Observatoire de Paris Lesia:
Email : daniel.rouan @ obspm.fr

Alain Léger, CNRS senior scientist, IAS
Email: alain.leger@ias.u-psud.fr

Malcolm Fridlund, ESA COROT Project Scientist
Email: Malcolm.Fridlund @ esa.int

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.