Científicos reciben en exclusiva los primeros datos de CyroSat-2

Perfil de la capa de hielo sobre Groenlandia
21 julio 2010

El estudio de cómo el cambio climático afecta al hielo de nuestro planeta ha dado esta semana un gran paso. La ESA ha compartido los primeros datos de la misión CryoSat-2 con un grupo seleccionado de científicos de todo el mundo, que a partir de ahora ayudará con la calibración y el ajuste fino de los instrumentos embarcados en el satélite.

Esta publicación, que tiene lugar tan sólo tres meses después del lanzamiento de CryoSat-2, marca el primer hito en la utilización de los datos científicos generados por la misión. Estos datos son esenciales para poder determinar ínfimas variaciones en el espesor del hielo que flota en los océanos polares o de las grandes capas de hielo que cubren la Antártida y Groenlandia.

Unos 150 científicos de 40 centros de investigación tendrán a partir de hoy acceso a los primeros datos generados por CryoSat-2. Su labor, parte de la campaña de calibración y de validación de la misión, consistirá en ayudar a garantizar que las medidas tomadas por el satélite cumplen los rigurosos requisitos de la misión antes de proceder a la distribución de los datos a la comunidad científica internacional.

CryoSat sobre Groenlandia

“Se trata de la primera transferencia de datos de CryoSat a usuarios ajenos al equipo a cargo del proyecto, que tiene lugar considerablemente pronto para una misión de estas características”, comenta el Responsable de la Misión CryoSat-2 para la ESA, Tommaso Parrinello.

“Hemos estado trabajando en turnos de día y noche, maniobrando el satélite hasta alcanzar la órbita correcta y resolviendo pequeños problemas con el procesador de abordo para poder alcanzar a tiempo este hito de la misión”.

“Nos encontramos ahora en el tramo final de la fase de puesta en servicio; a partir de ahora el equipo de calibración y de validación juega un papel muy importante comprobando los datos generados por CryoSat antes de que puedan ser entregados a la comunidad científica internacional”.

Si bien CryoSat-2 no entrará en servicio oficialmente hasta el otoño, la misión ya ha superado con creces todas las expectativas. El satélite y sus instrumentos se encuentran en perfecta forma física y los datos generados hasta la fecha son muy prometedores.

El Responsable del Proyecto CryoSat-2 para la ESA, Richard Francis, comenta que “Estamos muy emocionados con el altísimo nivel de detalle de estos primeros datos. Los datos obtenidos hasta la fecha ya superan cualquier expectativa”.

“Estamos encantados de poder compartir esta emoción con los científicos que a partir de hoy tendrán acceso a los datos, y estamos impacientes por ver todas las mejoras que nos ayudarán a realizar con el ajuste fino de los instrumentos”.

Perfil del hielo sobre el Océano Ártico

La misión CryoSat ha sido diseñada para estimar el espesor del hielo con una precisión sin precedentes, lo que permitirá comprender mejor los efectos del cambio climático sobre el hielo de las regiones polares. Para garantizar una precisión en el rango de los centímetros, la ESA está realizando una serie de campañas de validación, que incluyen la toma de datos de referencia in situ y desde aviones.

Durante estas campañas de validación, que se realizan tanto en el Ártico como en la Antártida, se toman medidas de campo de forma sincronizada con el sobrevuelo del satélite CryoSat-2. Al comparar los datos obtenidos en el suelo con los obtenidos desde un avión, y éstos con los generados por el satélite, se puede estimar la precisión de las mediciones realizadas desde el espacio por CryoSat-2.

Taking ground measurements of ice
Realizando medidas de campo para la validación de CryoSat

“Antes del lanzamiento de la misión se realizaron varias campañas en las regiones polares para estar preparados cuando llegase el momento”, explica el Responsable de la Validación de CryoSat-2, Malcolm Davidson.

“La próxima campaña será especialmente emocionante, ya que será nuestra primera oportunidad de comparar directamente los datos generados por el satélite con los tomados desde los aviones”.

“Una contribución digna de mención ha surgido a través de la colaboración entre la ESA y la NASA. El próximo otoño, la NASA utilizará uno de sus aviones DC-8 para tomar datos en la Antártida al mismo tiempo que CryoSat-2 les sobrevuela”, concluye Davidson.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.