Cocina un cometa

Cocina un cometa

7 octubre 2013

Ayer, durante la jornada de puertas abiertas del corazón técnico de la ESA en los Países Bajos, miles de personas disfrutaron aprendiendo más sobre las misiones espaciales de la ESA, entre las que destaca Rosetta – la intrépida sonda que se reunirá con un cometa el año que viene.

Rosetta entró en modo de hibernación en junio de 2011 para cruzar el espacio profundo, ahorrando energía en el tramo más solitario de su viaje de 10 años hacia el cometa Churyumov-Gerasimenko. 

La sonda se despertará a principios del año que viene para preparase para su encuentro con el cometa unos meses más tarde. Cuando alcance su objetivo, tomará imágenes de su núcleo de hielo y polvo y analizará sus chorros de gas. Rosetta será la primera misión en acompañar a un cometa en su viaje alrededor del Sol, estudiando cómo varía su actividad. 

En noviembre de 2014 Rosetta desplegará el módulo de aterrizaje Philae, que se posará sobre la superficie del cometa para estudiarlo desde cerca. 

Durante la jornada de puertas abiertas de ESTEC, el público tuvo la oportunidad de charlar con el responsable de la misión, Fred Jansen, y con el experto en cometas Gerhard Schwehm, y de aprender más sobre los cometas con el experimento interactivo ‘cocina un cometa’. 

Los cometas están compuestos principalmente de polvo, hielo y materia orgánica. Se puede elaborar un modelo sencillo de un cometa mezclando tierra, agua y hielo seco (dióxido de carbono congelado), con un buen chorro de salsa de chocolate para representar los compuestos orgánicos. Es necesario utilizar guantes para trabajar con el hielo seco, ya que puede producir quemaduras. 

Cuando se añade agua a la mezcla, comienza una violenta reacción. El hielo seco entra en contacto con el agua, mucho más caliente, y pasa directamente de estado sólido a gaseoso. 

Esto es lo que ocurre en el espacio cuando un cometa pasa del gélido Sistema Solar exterior a las proximidades del Sol. A medida que se calienta, el hielo de su núcleo se convierte en gas, que es expulsado en grandes chorros. En el modelo también se pueden ver pequeños chorros en los puntos donde el hielo queda al descubierto. 

Se piensa que los cometas contienen algunos de los compuestos más antiguos del Sistema Solar, los restos de cuando se formaron los planetas hace 4.600 millones de años. Estos bloques de hielo podrían incluso haber traído agua a la Tierra, esparciendo algunos de los ingredientes que permitieron que surgiese la vida en nuestro planeta. 

El estudio de los cometas con misiones como Rosetta nos ayudará a comprender mejor los comienzos de nuestro Sistema Solar, y proporcionará una descripción de estos singulares objetos con un nivel de detalle sin precedentes. 

Durante la jornada de puertas abiertas también se presentaron las misiones científicas de la ESA, entre las que destacan Gaia, BepiColombo y Planck. 

Gaia se lanzará al espacio a finales del mes que viene para censar mil millones de estrellas y trazar un mapa tridimensional de la Vía Láctea. BepiColombo visitará el planeta más próximo al Sol, Mercurio, en 2016. El modelo de ingeniería de esta misión se está probando actualmente en las salas limpias de ESTEC. 

Varios expertos en cosmología respondieron las preguntas de los participantes sobre los últimos resultados de la misión Planck, que presentó la imagen más detallada de la infancia del Universo a principios de este año.

Visita ESA Portal durante esta semana, dónde podrás ver imagenes del día de puertas abiertas en ESTEC.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.