Cómo llevar a Rosetta hasta su cometa

Rosetta llegará al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en el año 2014
30 marzo 2004

Rosetta, la sonda de la Agencia Europea del Espacio (ESA) lanzada el pasado 2 de Marzo, está ya a unos 8 millones de kilómetros de distancia, aunque aún muy lejos del final de su viaje. Rosetta es la primera nave diseñada para 'posarse' en un cometa.

En concreto, la nave llegará al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en el año 2014, para estudiarlo mientras se aproxima al sol y desarrolla la cabellera propia de estos objetos. La participación de España en Rosetta es importante. Para empezar, el largo camino que deberá recorrer la nave antes de llegar a su destino ha sido trazado por una empresa española.

Comet approach
El aterrizaje en el cometa

Deimos Space ha sido la empresa encargada de definir la senda de Rosetta. Y el trabajo no ha sido nada fácil. No sólo porque en la misión "hay muchísimas cosas que no se habían hecho nunca", explica Miguel Belló-Mora, director de Deimos Space, sino además porque debido a los problemas con el cohete la fecha prevista de lanzamiento se postergó un año, lo que obligó a buscar otro cometa-objetivo. La trayectoria de la sonda fue rehecha por completo, contrarreloj y salvando múltiples factores en contra.

Un requisito fundamental consistía en llegar al cometa en el momento adecuado: si el encuentro se producía cuando Churyumov-Gerasimenko estaba aún muy lejos del Sol la comunicación con la Tierra se volvería muy difícil; si en cambio el cometa estaba ya cerca del Sol, su actividad -las explosiones en su núcleo debidas al calor - impediría a la sonda aterrizar sana y salva. "La distancia compromiso está en alrededor de 825 millones de kilómetros de distancia, entre Júpiter y Saturno", señala Belló-Mora.

Pero eso es más lejos de lo que puede llegar una nave lanzada por un cohete Ariane 5, a menos que se gane energía extra a base de sobrevolar planetas -las maniobras llamadas técnicamente 'flybies' que dan 'empujones gravitacionales' a los satélites -. ¿Cuáles planetas, en este caso? "Probamos decenas de posibilidades. Con Venus había soluciones muy buenas, pero las descartamos porque obligaban a acercarse mucho al Sol, y como Rosetta ya estaba construida no se podía pensar en mejorar la protección térmica", dice el director de Deimos Space. Finalmente la trayectoria escogida incluye tres sobrevuelos a la Tierra y uno a Marte.

Otros momentos delicados de la misión llegan a la hora de orbitar entorno a Churyumov-Gerasimenko, y por supuesto en el aterrizaje. Los ingenieros se han topado con problemas nuevos, dado lo novedoso - para muchos 'audaz'- de la misión.

Sucede que los paneles solares de Rosetta son enormes -tienen 70 metros cuadrados de superficie, más o menos lo que un piso de dos habitaciones -, y pueden funcionar como una auténtica vela que aleja la nave si son golpeados por los chorros de gas y polvo que emite el cometa al entrar en actividad. "Es un problema muy serio", explica Belló-Mora. Por eso han tenido que recurrir a modelos informáticos que predicen cómo el gas y el polvo del cometa pueden afectar a Rosetta. Para complicarlo aún más, resulta que Churyumov-Gerasimenko es algo más masivo que el cometa-objetivo previsto inicialmente -46P/Wirtanen -, y por tanto su gravedad es mayor. Rosetta deberá tenerlo en cuenta cuando orbite a su alrededor, si no quiere perder altura peligrosamente.

Osiris y Giada

Artist view of the Rosetta lander
El objetivo de Rosetta es analizar un cometa en profundidad

También hay importante participación española en dos de los 11 instrumentos científicos de Rosetta. El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), participa en OSIRIS y en GIADA. El primer instrumento tiene dos cámaras de alta resolución para estudiar el núcleo del cometa y el gas y el polvo a su alrededor; el IAA ha fabricado el panel de control de los mecanismos de OSIRIS, con la ayuda de grupos del INTA y de la Universidad Politécnica de Madrid. GIADA analizará el polvo cometario, con tres tipos de sensores que medirán la masa, velocidad, momento y flujo de las partículas; el IAA es responsable de la electrónica del instrumento.

Más intangible es la contribución de la empresa GMV, algunos de cuyos especialistas trabajan en ESOC, el Centro de Operaciones de la ESA en Darmstadt, en el área de Dinámica de Vuelo. Ellos 'afinan' la trayectoria de Rosetta y se ocupan de la navegación tras el encuentro con el cometa, entre otras tareas.

Otras empresas españolas que participan en la misión son Alcatel Espacio, Astrium Crisa, GTD, SENER y Tecnológica.

El objetivo de Rosetta es analizar un cometa en profundidad. Los astrónomos consideran a los cometas 'fósiles' de cuando el Sistema Solar aún estaba en formación, hace unos de 5.000 millones de años. Mientras que los planetas han sufrido muchos cambios químicos desde su formación, los cometas han permanecido inalterados, y contienen por tanto información clave para entender el origen y la evolución del Sistema Solar. Además, los cometas podrían haber jugado un papel importante en el desarrollo de la vida en la Tierra.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.