Datos clave del AMS-02

El núcleo del AMS es un potente imán permanente con forma de rosquilla, con un campo magnético 4000 veces más intenso que el de la Tierra.

10 000 partículas por segundo atravesarán el AMS. Su Contador Anti-Coincidencias rechazará el 80% de las partículas (aquellas que incidan con un ángulo erróneo) y aislará el resto para su posterior análisis.

El detector de trazas de silicio es el único sub-detector capaz de distinguir directamente entre materia y antimateria, al determinar si la carga eléctrica es positiva o negativa.

El AMS cuenta con unos 300 000 canales de datos para transferir la información recogida por el detector de trazas de silicio, el equivalente a todos los canales de transmisión de datos de la Estación Espacial Internacional.

El AMS utiliza 650 placas electrónicas con componentes resistentes a la radiación de alta energía, 10 veces más rápidos que los utilizados en los ordenadores espaciales convencionales. Estos circuitos transforman las señales de los detectores en datos digitales que serán enviados a los ordenadores de tierra para su posterior análisis.

El experimento generará un flujo de datos de 7 gigabits por segundo, que serán reducidos por los ordenadores de abordo a una media de 2 megabits para su envío a las estaciones de tierra.

El AMS cuenta con un sensor de estrellas y con antenas GPS para determinar con precisión su posición y orientación.

El AMS tiene una masa de 6918 kg y mide 4.5 m de diámetro.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.