De la Pampa al Universo: La ESA completa su red de espacio profundo

ESA's 35m deep space station Malargüe, Argentina, is part of the Agency's Estrack network
ESA's Malargüe tracking station
18 diciembre 2012

ESA PR 40- 2012.   La ESA inaugura hoy su nueva estación de seguimiento en Malargüe, Argentina. Esta gran antena, preparada para entrar en servicio a principios del año que viene, recibirá los valiosos datos científicos generados por las misiones que se adentran cientos de millones de kilómetros en nuestro Sistema Solar.

La inauguración de la estación de seguimiento de Malargüe marca la conclusión del despliegue del trio de antenas de espacio profundo (DSA) de la ESA y confirma a la Agencia Espacial Europea como una de las organizaciones espaciales más avanzadas del mundo.

La antena DSA 3 de Malargüe se unirá a la red formada por las antenas DSA 1 de Nueva Norcia, Australia, y DSA 2 de Cebreros, España, completando el último tramo que permitirá ofrecer cobertura global a las misiones de espacio profundo de la ESA. Éstas se definen como aquellas sondas que se alejan más de 2 millones de kilómetros de nuestro planeta, lo que hace necesario disponer de antenas con un mecanismo de apuntamiento de altísima precisión.

“Con la estación de Malargüe, la ESA se convierte en la segunda agencia espacial del mundo en proporcionar cobertura global a las misiones de espacio profundo”, explica Jean-Jacques Dordain, Director General de la ESA.

“Se trata de un recurso formidable, no sólo para Europa, sino para todos los países con los que colaboramos en la exploración del Sistema Solar”.

Las tres antenas DSA están equipadas con reflectores parabólicos de 35 metros de diámetro, que les permiten ofrecer el alcance y la velocidad de transmisión de datos requeridos por las misiones de exploración actuales y futuras, que abarcan desde sondas planetarias como Mars Express o BepiColombo a observatorios espaciales como Solar Orbiter.

Este tipo de misiones ha impulsado que la red de estaciones de seguimiento de la ESA, Estrack, aumente su capacidad, desarrolle nuevas tecnologías de seguimiento, adopte frecuencias y velocidades de transferencia de datos más elevadas e invierta en infraestructura, al mismo tiempo que colabora con otras agencias para aumentar su eficacia y reducir costes.

La ceremonia de inauguración se está celebrando hoy en las instalaciones de la estación. El gobierno argentino está representado por Julio de Vido, Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y por Lino Barañao, Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. La Agencia Espacial Europea está representada por Thomas Reiter, Director de Vuelos Tripulados y Operaciones, y por Álvaro Giménez Cañete, Director de Ciencia y Exploración Robótica.

Tecnología que define un estándar global

Al igual que las otras dos estaciones DSA de la Agencia, el reflector de 600 toneladas de Malargüe está equipado con sofisticados amplificadores criogénicos de bajo ruido que le permitirán detectar las señales más débiles y medir parámetros de misiones que se encuentren en órbita a los planetas o surcando el Sistema Solar.

Esta antena permitirá mantener el contacto con las sondas de espacio profundo de forma ininterrumpida durante los eventos más críticos de sus respectivas misiones, enviando comandos y recibiendo datos en cualquier momento, en cualquier dirección.

La nueva estación está ubicada a 30 kilómetros al sur de la ciudad de Malargüe, en la provincia de Mendoza, Argentina, y a unos 1200 kilómetros al oeste de Buenos Aires. Este emplazamiento fue elegido en el año 2009 tras la evaluación de varios candidatos en distintos países de América del Sur.

La construcción de la estación de Malargüe comenzó en enero de 2010 y en la primavera de 2012 ya estaba prácticamente finalizada. El 14 de junio de 2012 recibió las primeras señales de prueba de la sonda Mars Express, en órbita al Planeta Rojo, a 193 millones de kilómetros de la Tierra.

Como todas las estaciones de la red Estrack, la de Malargüe se controlará desde el ESOC, el Centro Europeo de Operaciones Espaciales en Darmstadt, Alemania. Desde allí se coordinarán sus labores cotidianas de seguimiento y descarga de datos científicos.

Telespazio Argentina, una subsidiaria de Telespazio (Finmeccanica/Thales) estará a cargo de su operación local y mantenimiento, de la infraestructura y de los servicios a la estación.

Nota a los editores

El 22 de junio de 2009, la ESA informó a las autoridades argentinas de la elección de un área a 30 kilómetros al sur de la ciudad de Malargüe como la mejor opción para construir una nueva antena de 35 metros de diámetro con la que prestar apoyo a los distintos programas de la Agencia.

El acuerdo para la construcción y utilización de la estación fue firmado el 16 de noviembre de 2009, con una duración prevista de 50 años.

Este acuerdo especifica una serie de ventajas, instalaciones y servicios que serán proporcionados por el gobierno argentino. A cambio, la ESA pondrá a su disposición el 10% del tiempo de utilización de la antena para los proyectos espaciales de este país.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) es la responsable de la implementación de la parte argentina de este acuerdo. CONAE también se encargará de coordinar a nivel nacional la utilización del 10% del tiempo de la antena, según contempla el acuerdo suscrito con la ESA.

La construcción y la integración de la antena fue contratada a SED Systems (Canadá) y a Vertex Antennentechnik (Alemania). Entre las empresas europeas involucradas en el proyecto se encuentran Actia Sodielec (Francia), Callisto (Francia), Esteyco (España), Femto (Francia), Mirad (Suiza), NDSatcom (Alemania), Timetech (Alemania), T4Science (Suiza) y Weiss Klimatechnik (Alemania). Un consorcio industrial local formado por las compañías argentinas Carlucci, Pascual Casetta, Alcatraz y Desarrolladora Monteverdi, entre otras, se encargó de la construcción de los edificios, de la infraestructura y de los equipos auxiliares. La planta de potencia de la estación fue desarrollada por Distrocuyo (Argentina). Telespazio Argentina participó en la selección del emplazamiento de la estación, proporcionó los primeros servicios y el apoyo local.

Las tres estaciones DSA permiten a la ESA operar sus propias misiones de espacio profundo sin depender de la Red de Espacio Profundo (DSN) de la NASA. No obstante, las dos agencias reconocen la importancia de compartir sus redes de seguimiento para garantizar la redundancia y el respaldo mutuo, especialmente en caso de que se declare una emergencia a bordo de un satélite o de que una de las estaciones no se encuentre operativa.

Malargüe y Estrack permitirán controlar un gran número de nuevas misiones. El año que viene se lanzará Gaia, una misión para cartografiar la Galaxia y catalogar mil millones de estrellas. En 2014 LISA Pathfinder pondrá a prueba tecnologías para detectar las ondas gravitatorias que curvan el espacio-tiempo. En 2015 BepiColombo partirá rumbo a Mercurio, mientras que en 2016 y 2018 las misiones ExoMars viajarán a Marte y aterrizarán sobre su superficie. Entremedias, se lanzará Solar Orbiter en 2017. Euclid le seguirá en 2020 para estudiar la energía y la materia oscura que compone la mayor parte del Universo. En el año 2022, Juice despegará hacia las lunas de hielo de Júpiter.

Cada una de estas misiones generará un importante flujo de datos, y con frecuencia será necesario seguir a más de una a la vez. Aquí es donde el papel de los tres grandes reflectores de la red de espacio profundo de la ESA será fundamental.

Datos clave de la estación de Malargüe

•           Diámetro de la antena:         35 metros

•           Altura de la estructura:         40 metros

•           Masa de la parte móvil:        610 toneladas

•           Ubicación:                          35° 46' 33.63" S, 69° 23' 53.51" W

•           Altitud de la estación:          1550 m

•           Precisión de apuntamiento: superior a 0.006°

Pueden descargar el dosier de prensa y una selección de imágenes y vídeos en alta resolución a través de los siguientes enlaces:

http://bit.ly/UP7TGr y http://bit.ly/mlg_factsheet2

La Agencia Espacial Europea

La Agencia Espacial Europea (ESA) es la puerta de Europa al espacio.

La ESA es una organización intergubernamental creada en 1975 con la misión de coordinar el desarrollo de la capacidad espacial europea y de garantizar que la inversión en el sector espacial se traduzca en beneficios para los ciudadanos de Europa, y del mundo en general.

La ESA está compuesta por 20 Estados miembros: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia y Suiza, de los cuales 18 también son miembros de la Unión Europea.

La ESA tiene Acuerdos de Cooperación con otros ocho Estados miembros de la UE, y está negociando un nuevo acuerdo con el noveno (Bulgaria). Canadá participa en algunos de los programas de la ESA a través de un Acuerdo de Cooperación.

Al coordinar los recursos financieros e intelectuales de sus miembros, la ESA puede emprender programas y actividades que quedarían fuera del alcance individual de cualquier país europeo.

La ESA desarrolla los lanzadores, los satélites y la infraestructura de tierra necesaria para mantener a Europa en la vanguardia de las actividades espaciales.

La Agencia Espacial Europea lanza satélites para la observación de la Tierra, para la navegación, las telecomunicaciones y la astronomía, envía sondas a los confines del Sistema Solar y colabora en la exploración tripulada del espacio.

Para saber más sobre la ESA, pueden visitar www.esa.int

Para más información:

Oficina de Relaciones con los Medios de la ESA

Departamento de Comunicación

Tel: +33 1 53 69 72 99

Fax: +33 1 53 69 76 90

Email: media@esa.int

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.