Descripción - Herschel Introducción

Artist impression of the Herschel spacecraft
11 mayo 2009

El Herschel es el mayor telescopio jamás enviado al espacio. Su espejo de 3,5 metros de diámetro ofrecerá a los astrónomos una visión sin precedentes del Universo en las longitudes de onda de infrarrojo lejano y submilimétricas. La misión aprovecha la experiencia anterior del Observatorio Espacial de Infrarrojo y de misiones posteriores de observación de infrarrojo, como la norteamericana Spitzer y la japonesa Akari.

El telescopio recibe su nombre del astrónomo británico William Herschel. En 1800 éste descubrió la radiación infrarroja durante su estudio del Sol. También es famoso por su descubrimiento de Urano, el séptimo planeta del Sistema Solar, e investigó el cielo con la ayuda de su hermana Caroline.

La misión Herschel captará una visión sin precedentes del “frío” universo, cerrando la brecha del espectro entre lo que puede observarse desde tierra y las primeras misiones espaciales de este tipo. La radiación infrarroja puede atravesar las nubes de gas y polvo que ocultan los objetos a los telescopios ópticos, permitiendo a los astrónomos observar con profundidad las zonas de formación de estrellas, los centros galácticos y los sistemas planetarios. Los objetos más fríos, como las pequeñas estrellas y las nubes moleculares, e incluso las galaxias envueltas en polvo que apenas emiten luz óptica, son visibles por la radiación infrarroja. La observación del infrarrojo nos ofrece una visión complementaria del Universo.

Sin embargo, ¿por qué es necesario ir al espacio? La razón, muy sencilla, es que la atmósfera de la Tierra bloquea la mayor parte de las longitudes de onda de infrarrojo. Además, la atmósfera genera su propia radiación infrarroja. Por lo tanto, la observación del infrarrojo desde tierra es como tratar de ver las estrellas en un día nublado.

Herschel se lanzará junto con el satélite Planck de la ESA. Una vez que se encuentren operativas, las dos misiones estudiarán distintos aspectos del "frío" cosmos.

Misión

Herschel será el mayor telescopio espacial en actividad una vez lanzado. El espejo de 3,5 metros de diámetro de Herschel captará radiación infrarroja de longitud de onda larga de algunos de los objetos más fríos y alejados del Universo. Herschel será el único observatorio espacial que abarcará longitudes de onda desde el infrarrojo lejano hasta submilimétricas.

La radiación infrarroja es invisible para el ojo humano. En realidad se trata de 'calor', o de radiación térmica. Hasta los objetos que nos parecen muy fríos, como los cubitos de hielo, emiten radiación infrarroja. Por esa razón, los telescopios de infrarrojo pueden observar objetos que permanecen ocultos a los telescopios ópticos, como los objetos fríos que no emiten luz visible.

Además, los instrumentos de infrarrojo deben enfriarse a temperaturas muy próximas al cero absoluto (-273,15 °C), pues de otro modo su propia emisión de infrarrojo arruinaría las observaciones. Los objetos opacos, los que se encuentran rodeados de nubes de polvo, son otra especialidad de los telescopios de infrarrojo: las longitudes de onda más largas pueden penetrar a través del polvo y permitirnos observar el interior de esas nubes a mayor profundidad.

Sin embargo, la atmósfera de la Tierra actúa como un "paraguas" para la mayoría de las longitudes de onda de infrarrojo, impidiéndoles llegar al suelo. Para detectar ese tipo de radiación invisible al ojo humano y a los telescopios ópticos se necesita un telescopio espacial.

¿Qué hay de especial?

Si fuera posible observar el Universo desde fuera, tal vez tendría el aspecto de una estructura espumosa, con las galaxias distribuidas en muros curvos alrededor de vacíos enormes, como las burbujas de un baño de espuma. Esa es la imagen general de Universo actual.

Sin embargo, no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en que no contenía galaxias, sencillamente porque aún no existían. Los astrónomos se plantean varias preguntas acerca de esos tiempos. ¿Cuándo se formaron las galaxias? ¿Cómo sucedió? ¿Se formaron todas más o menos al mismo tiempo, o hay en funcionamiento una máquina creadora de galaxias que nunca se detiene? ¿Las primeras galaxias fueron como las que vemos ahora? Las galaxias están formadas por estrellas... ¿Las estrellas se formaron primero y después se unieron formando galaxias, o sucedió al revés? ¿Cómo se forman las estrellas? Cuando se forman, ¿también crean planetas?

Los astrónomos sueñan con un telescopio capaz de responder a ese tipo de preguntas. Quieren un telescopio que al menos cumpla dos requisitos. Tiene que ser un telescopio gigantesco que pueda captar la luz de galaxias muy lejanas. También debe permitir la observación de objetos totalmente envueltos en polvo, ya que las estrellas y galaxias en proceso de formación son claramente polvo.

La misión Herschel de la ESA se ha concebido específicamente para lograr esos objetivos. Su capacidad para detectar luz de infrarrojo lejano permitirá a los astrónomos ver, por primera vez, las regiones frías y con polvo que han permanecido ocultas hasta ahora. Con su espejo de 3,5 metros, Herschel inaugurará una nueva generación de “gigantes espaciales”.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.