HD 189733b

El Hubble detecta dióxido de carbono en un planeta extrasolar

18 diciembre 2008

El telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA ha descubierto dióxido de carbono en la atmósfera de un planeta que está en órbita de otra estrella. Este es un importante paso hacia el hallazgo en otros mundos de biomarcadores químicos de la vida tal como la conocemos.

El planeta HD 189733b, del tamaño de Júpiter, está demasiado caliente para la vida. Pero lo importante de las nuevas observaciones del Hubble es que demuestran que es posible detectar la química básica de la vida en planetas que orbitan otras estrellas. Los compuestos orgánicos también pueden derivar de los procesos de la vida, y su detección en un planeta de tipo terrestre podría proporcionar algún día la primera evidencia de vida más allá de la Tierra.

Las observaciones anteriores de HD 189733b con el Hubble y con el telescopio espacial Spitzer habían detectado vapor de agua. A principios de este año el Hubble encontró metano en la atmósfera del planeta.

“Es emocionante que el Hubble nos esté permitiendo ver moléculas y analizar las condiciones, la química y la composición de atmósferas en otros planetas”, dice el investigador Mark Swain, del Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, EEUU. “Gracias al Hubble estamos entrando en una era en la que pronto sabremos mucho más acerca de las moléculas en otros planetas”.

Un equipo internacional de astrónomos usó la cámara del Hubble NICMOS (siglas de Cámara de Infrarrojo Cercano y Espectrómetro Multiobjeto) para estudiar la luz infrarroja emitida desde el planeta, que está a 63 años luz de distancia. Los gases en la atmósfera del planeta absorben luz de ciertas longitudes de onda procedentes del interior caliente del planeta. El equipo identificó no sólo dióxido de carbono, sino también monóxido de carbono. Las moléculas dejan su huella espectral única en la radiación procedente del planeta que alcanza la Tierra. Esta es la primera vez que se obtiene un espectro de emisión en el infrarrojo cercano de un planeta extrasolar.

“El dióxido de carbono es lo que más nos emociona, porque es una molécula que en las circunstancias adecuadas podría tener una conexión con la actividad biológica, como la tiene en la Tierra”, dice Swayn. “El mero hecho de que seamos capaces de detectarla y de estimar su abundancia es importante de cara al esfuerzo a largo plazo de caracterizar planetas, tanto para averiguar de qué están hechos como para descubrir si podrían albergar vida”.

El dióxido de carbono es lo que más nos emociona, porque es una molécula que en las circunstancias adecuadas podría tener una conexión con la actividad biológica

Este tipo de observación se realiza mejor en planetas con órbitas puestas de canto en relación a la Tierra, porque pasan de forma rutinaria delante y después detrás de su estrella, fenómeno conocido como eclipse. El planeta HD 189733b pasa detrás de su estrella compañera una vez cada 2,2 días. Esto permite ‘restar’ la luz de la estrella (cuando el planeta está detrás de la estrella) de la del planeta y la estrella juntos, aislando así la emisión del planeta solo y haciendo posible un análisis químico de su atmósfera en su lado diurno.

Swayn está usando así el eclipse del planeta para analizar el lado diurno del planeta, que contiene las partes más calientes de su atmósfera. “Empezamos a encontrar las moléculas y a averiguar cuántas de ellas hay para ver los cambios entre el lado diurno y nocturno”, dice Swain.

Esta exitosa demostración de que es posible analizar la luz de infrarrojo cercano emitida por un planeta es muy alentadora para los astrónomos que esperan usar el telescopio espacial de la NASA/ESA/CSA James Webb, cuando sea lanzado en 2013. Las moléculas que sirven como biomarcadores se ven mejor en longitudes de onda del infrarrojo cercano.

Los astrónomos ansían usar el JWST para buscar espectroscópicamente biomarcadores en un planeta terrestre del tamaño de la Tierra, o una súper-Tierra de masa varias veces superior a la de nuestro planeta. Swain y sus colegas planean ahora buscar moléculas biomarcadores en las atmósferas de otros planetas extrasolares. También planea usar estas moléculas para estudiar los cambios que podrían tener lugar en las atmósferas de planetas extrasolares, para aprender algo sobre el clima en estos mundos distantes.

La co-investigadora Giovanna Tinetti, del University College London, añade: “En los planetas terrestres de nuestro sistema solar, el dióxido de carbono juega un papel crucial en la estabilidad del clima. En la Tierra, el dióxido de carbono es uno de los ingredientes de la fotosíntesis y un elemento clave en el ciclo del carbono. Nuestra observación representa una gran oportunidad para entender el papel del dióxido de carbono en las atmósferas de los planetas tipo Júpiters calientes”.

Nota a los editores:

El telescopio espacial Hubble es un proyecto de cooperación internacional entre la ESA y la NASA.

Los miembros del equipo científico son M.R. Swain (JPL, USA), G. Vasisht (JPL, USA), G. Tinetti (University College London, UK), J. Bouwman (Max-Planck Institute for Astronomy, Germany), Pin Chen (JPL, USA), Y. Yung (Caltech, USA) & D. Deming (Goddard Space Flight Center USA).

Para más información:

Giovanna Tinetti, University College London/ STFC/Royal Society
Email: G.Tinetti @ ucl.ac.uk

Lars Lindberg Christensen, Hubble/ESA, Garching, Germany
E-mail: Lars @ eso.org

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.