El Módulo de Observación de la ISS: La Cúpula

Cupola mated to the Tranquility node in NASA's Space Station Processing Facility
4 febrero 2010

La Cúpula (Cupola) se convertirá en la torre de control panorámica de la Estación Espacial Internacional, un módulo con forma de cúpula cubierto de ventanas a través de las que se pueden observar y guiar las actividades en el exterior de la Estación. Es una zona de observación y de trabajo presurizada que alojará puestos de control y comando y otros equipos.

Gracias al Puesto de Control Robótico, los astronautas serán capaces de controlar el brazo robótico de la Estación Espacial, que les ayuda a acoplar y a ensamblar los distintos elementos de la Estación, de forma similar a cómo trabaja el operador de una grúa desde su cabina de control. En cualquier momento, los miembros de la tripulación que se encuentren en la Cúpula se pueden comunicar con los otros tripulantes, ya se encuentren en algún otro módulo o en el exterior de la Estación realizando un paseo espacial.

Desde Cupola se podrán observar las actividades extravehiculares, las maniobras de atraque de las naves de reabastecimiento o los elementos externos de la ISS, ya que ofrece una vista de 360 grados. Por este motivo, la Cúpula jugará un papel importante en las futuras actividades en el exterior de la Estación Espacial.

Cupola mated with Tranquility
Cupola mated to the Tranquility node in NASA's Space Station Processing Facility

De todas formas, la Cúpula funcionará como algo más que un simple puesto de trabajo. Gracias a su vista privilegiada de la Tierra y de los cuerpos celestes, la Cúpula también tendrá aplicaciones científicas en las áreas de Observación de la Tierra y de las Ciencias del Espacio, a la vez que aporta grandes beneficios psicológicos para la tripulación.

Cúpula es una estructura de aluminio de 1.6 toneladas y de unos 2 metros de diámetro y 1.5 metros de altura. Su cúpula en sí está formada por un único elemento forjado, sin ninguna soldadura. Esto le proporciona unas características estructurales avanzadas que permitieron acortar el tiempo de fabricación y reducir el coste total.

La Cúpula es un módulo presurizado con seis ventanas laterales trapezoidales y con una ventana superior circular de 80 cm de diámetro, lo que la convierte en la mayor ventana jamás lanzada al espacio. En la construcción de cada ventana se emplearon tecnologías muy avanzadas para proteger los delicados paneles de vidrio de sílice fundida de la radiación solar y del impacto de micrometeoritos a los que van a estar expuestos durante años.

Cupola attached to Node 3
Cupola will be attached to Node 3

Las ventanas estarán protegidas por unas contraventanas externas especiales, que pueden ser abiertas por la tripulación desde el interior de la Cúpula con un simple giro de muñeca. Las ventanas se cerrarán al completar las operaciones para proteger los vidrios del impacto de micrometeoritos y de basura espacial, y para evitar que la radiación solar caliente el interior de la Cúpula o que se pierda el calor del interior de la Estación.

Cada ventana está dividida en tres subsecciones: un vidrio interior que protege los vidrios de presión de cualquier daño accidental que se les pudiese causar desde el interior de la Cúpula; dos vidrios de presión de 25 mm de espesor que permiten mantener la presión y el ambiente en la cabina (el vidrio exterior es redundante por si el interior resultase dañado); y un vidrio exterior que protege a los vidrios de presión del impacto de micrometeoritos cuando las contraventanas de la Cúpula están abiertas.

Los 10 años de vida previstos para este módulo requieren que los vidrios de las ventanas se puedan sustituir en órbita de forma sencilla. Tanto la ventana entera como los vidrios interior o exterior se pueden reemplazar en órbita. Para cambiar toda una ventana, los astronautas deberían instalar primero una cubierta exterior durante un paseo espacial para mantener la presión en el interior de la Estación.

En su interior, la Cúpula debe proporcionar las funciones necesarias para alojar a dos astronautas operando sus instrumentos. La distribución del interior de la Cúpula está dominada por dos barras, una superior y otra inferior, en las que se apoyan los equipos y por diversos paneles que cubren el cableado y las líneas de agua que discurren por su interior. Los paneles internos forman junto a la estructura exterior un sistema presurizado para la distribución del aire. Estos paneles se pueden retirar fácilmente para inspeccionar los cables y tuberías o para conectar nuevos equipos.

El espacio tan reducido para tripulación y equipos ha supuesto tener que optimizar las interfaces hombre-máquina para entrar y salir de la Cúpula y para desarrollar las labores rutinarias o de mantenimiento.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.