El equipo de control de la misión se prepara para la llegada a Venus

Venus Express
28 marzo 2006

Los controladores de la misión Venus Express, del Centro de Operaciones Espaciales de la ESA, realizan intensos preparativos para la llegada a destino de la sonda el próximo 11 de abril.

La delicada maniobra implicará una hábil combinación de física básica, experiencia técnica en el manejo de naves espaciales y sincronización precisa.

El mes próximo, la VOI (Venus Orbit Insertion) señalará la llegada de la primera misión de la ESA a Venus, uno de los planetas más enigmáticos del Sistema Solar.

La entrada en órbita requiere una serie de telecomandos, encendidos de motor y maniobras orientadas a ralentizar la nave desde una velocidad de 29.000 km por hora respecto a Venus justo antes del primer encendido, hasta una velocidad de entrada un 15% más lenta, que le permite quedar atrapada en la órbita del planeta.

Orientación del motor para el frenado

Los controladores harán que la sonda espacial gire de modo que el morro del motor quede orientado en el sentido de avance a partir de las 08.03 (todas las horas se expresan según la zona CEST de la Tierra) del 11 de abril. La Venus Express ejecutará un encendido de motor de unos 51 minutos (esto puede cambiar al final) a partir de las 09.19.

Los paneles solares de la sonda también se orientarán de modo que se reduzca la posibilidad de carga mecánica excesiva durante el encendido del motor.

A lo largo de los días siguientes se encenderá el motor varias veces para hacer descender el apocentro de la órbita (punto más alejado del planeta) y para controlar el pericentro (punto más próximo al planeta). El objetivo es terminar en una órbita de 24 horas alrededor del planeta invernadero a principios de mayo.

Las maniobras críticas requieren una sincronización precisa

Todos los pasos se deben realizar en la secuencia correcta y la sonda debe situarse en la configuración precisa a tiempo para el encendido del motor principal, lo cual, a su vez, sólo puede suceder en un momento específico. El riesgo es que, de existir algún problema, la sonda podría perder la 'ventana' de captura, lo que convertiría su recuperación en una tarea sumamente difícil.

Durante el encendido del motor la sonda también entrará en una zona oculta, que se produce cuando la Venus Express se desplaza por detrás del planeta y se pierde la línea de relación con la Tierra. La pérdida del contacto radial durará casi 10 minutos. Los controladores estarán atentos a la reanudación del contacto por radio cuando finalice el ocultamiento a las 09.56.

"La introducción en la órbita de Venus es un paso complejo. La mayor dificultad reside en el hecho de que la maniobra debe producirse en un momento exacto", explica Jean-Baptiste Gratadour, ingeniero responsable de los sistemas de control de altitud y órbita de la Venus Express en el ESOC y uno de las decenas de ingenieros y científicos que preparan la llegada a Venus.

La NASA suministrará asistencia directa

La antena de espacio exterior de 70 metros que la NASA posee en Madrid (España) asistirá a la VOI debido a su posición geográfica. Para las operaciones de rutina, la Venus Express se comunica a través de la antena de espacio exterior de 35 metros que tiene la ESA en Cebreros (España).

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.