Proba-1 image of London Olympic neighbourhood
El Parque Olímpico de Londres, fotografiado por la cámara HRC de Proba-1

El microsatélite Proba-1 fotografía el Parque Olímpico de Londres

12 agosto 2012

Los Juegos Olímpicos de Londres fueron vistos desde todos los rincones del planeta – e incluso desde fuera de él. El instrumento HRC de Proba-1, la cámara más pequeña a bordo del satélite más pequeño de la ESA, nos muestra el Parque Olímpico de Londres en un día despejado.

El Parque Olímpico de Londres, dominado por la inconfundible forma ovalada del Estadio Olímpico, se puede ver en la parte inferior de esta fotografía, con una resolución de 5 metros por píxel. En la imagen también se pueden distinguir los parques Victoria, al suroeste, y Hackney Marsh, al noroeste.

Esta imagen fue capturada el pasado día 11 de agosto por la Cámara de Alta Resolución (HRC) de Proba-1. Esta cámara digital en blanco y negro incorpora un telescopio de Cassegrain, miniaturizado para caber dentro del reducido volumen del microsatélite.

Proba-1, en órbita a 720 km de altitud, también transporta la cámara hiperespectral CHRIS (Compact High Resolution Imaging Spectrometer), de mayor tamaño que HRC y capaz de tomar imágenes con una resolución de 15 metros en una serie programable de hasta 62 bandas espectrales, con distintos ángulos de observación.

Proba-1

Artist's impression of Proba in orbit
Proba-1, ilustración

Lanzado hace ya más de una década, Proba-1 fue el primero en la serie de satélites de la ESA diseñados para probar en órbita nuevas tecnologías espaciales. Con un volumen inferior a un metro cúbico, Proba-1 transporta múltiples experimentos, entre los que se encuentra la cámara HRC, capaz de tomar imágenes monocromáticas sobre un área de 25 kilómetros cuadrados.

Proba es el acrónimo de ‘Proyecto para la Autonomía de A Bordo’ – y ambas cámaras son en gran medida totalmente autónomas. Los controladores de la estación de la ESA en Redu, Bélgica, sólo tuvieron que enviar los datos de la ubicación a fotografiar – latitud, longitud y altitud – y el satélite hizo el resto, apuntando de forma automática sus cámaras hacia el objetivo.

Proba-1 fue lanzado en octubre de 2001 como una misión experimental, pero sus excelentes resultados permitieron reasignarla al equipo de Observación de la Tierra de la ESA. Este año, una actualización de software permitió reactivar sus sensores de estrellas, que habían sido dañados por la radiación.

El segundo satélite de la serie, Proba-2, fue puesto en órbita en noviembre de 2009 con la misión de estudiar el Sol. Proba-V se lanzará el año que viene para monitorizar la evolución de la vegetación en nuestro planeta.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.