El universo más cercano, visto en rayos X

Cartel del Congreso X-rays from Nearby Galaxies
13 septiembre 2007

A menudo la investigación astronómica parece concentrarse en lo más lejano y/o lo más débil. ¿Y qué hay de la parte del universo que nos toca más de cerca, en el espacio y en el tiempo? ¿Qué pasa, por ejemplo, con las galaxias más próximas?

A ellas, y a los datos recogidos sobre ellas por los telescopios espaciales de rayos X -como XMM-Newton, de la ESA- estuvo dedicado un congreso celebrado la semana pasada en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), en Villafranca del Castillo (Madrid). Se discutió entre otras cosas la existencia de agujeros negros de masa intermedia, una controvertida hipótesis que pierde fuerza.

El telescopio de rayos X de la ESA, XMM-Newton, y su equivalente de la NASA, Chandra, llevan en órbita más de cinco años y han producido ya gran cantidad de datos sobre galaxias próximas. Son estudios muy útiles también para entender mejor la emisión de rayos X de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea -la más difícil de estudiar precisamente porque estamos dentro-, y la de galaxias más lejanas. “Estas observaciones nos permiten comparar, y nos dan así un nuevo enfoque para estudiar la evolución de las galaxias”, explica Matthias Ehle, miembro del equipo de XMM-Newton y organizador científico del congreso junto a Wolfgang Pietsch, del Instituto Max Planck en Garching, Alemania.

En el congreso “Rayos X de galaxias próximas” (ESAC, 5-7 de Septiembre) se revisaron los resultados más recientes en este campo, así como los principales problemas por resolver. Uno de estos problemas es descubrir qué son algunas fuentes de rayos X excepcionalmente brillantes –llamadas Fuentes Ultraluminosas de Rayos X, ULXs en sus siglas en inglés- que se observan en galaxias próximas. “Una hipótesis es que se trate de agujeros negros de masa intermedia, agujeros negros de unos cuantos miles de masas solares (frente a los miles de millones de masas solares de los agujeros negros que ocupan el centro de las galaxias, o los también comunes agujeros negros de masas estelares). En el congreso se presentaron explicaciones alternativas muy sólidas, como que las ULXs son agujeros negros normales, de masas estelares, en sistemas binarios que simplemente pasan por una etapa muy activa”.

Observaciones de XMM-Newton de la galaxia M31

Otro problema importante es hallar qué tipos de objetos, y en qué porcentaje, están contribuyendo a la luminosidad total de rayos X de las galaxias, y también la evolución de estos componentes respecto a las galaxias que los albergan.

Y otra muy debatida cuestión tiene que ver con un viejo problema de la astronomía de rayos X: el origen de la emisión difusa de rayos X en los discos y halos de las galaxias. ¿Cuánto de esta emisión se debe a fuentes concretas y cuánto al gas caliente interestelar (que está a millones de grados de temperatura)? Según Mike Revnivtsev, del Instituto Max Plank en Garching (Alemania) y IKI de Rusia, es la emisión de fuentes concretas la más importante.

El congreso pretendía además “estimular nuevas ideas" sobre cómo usar los telescopios de rayos X que existen hoy para abordar estos problemas, explicó Stefania Carpano, miembro del comité organizador e investigadora en ESAC. Se discutió también cómo debería ser la próxima generación de misiones espaciales de rayos X.

Para más información:

Matthias Ehle
Matthias.Ehle@sciops.esa.int
Phone +34 91 8131 115

Stefania Carpano,
scarpano@sciops.esa.int
Phone +34 91 8131 373

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.