Encuentros de otro tipo

Asteroids come in many shapes and sizes
Los asteroides presentan muchas formas y tamaños
4 septiembre 2003

El descubrimiento reciente de un gran asteroide que avanza por el Sistema Solar ha aumentado el interés de la Agencia Espacial Europea por el estudio de éstos y de otros objetos celestes errantes.

El satélite del Observatorio Espacial de Infrarrojos (ISO) de la ESA, puso de manifiesto que podrían existir alrededor de dos millones de asteroides de más de un kilómetro de tamaño en la región conocida como el “cinturón de asteroides”. Las fuerzas gravitatorias de los planetas pueden desplazar estos asteroides de sus posiciones y hacer que se dirijan hacia el Sol, lo que significa que podrían atravesar la órbita terrestre y potencialmente colisionar con nuestro planeta.

Los planetas del Sistema Solar se originaron como consecuencia de una violenta tormenta de objetos semejantes a asteroides, que comenzó hace 4.600 millones de años y duró casi 500 millones de años. Con la creación de los planetas no desaparecieron todos los asteroides; en la actualidad, los restos planetarios aún orbitan alrededor del Sol. La mayoría están confinados en el "cinturón principal" de asteroides, situado entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Es un tanto irónico que este proceso, que se considera que contribuyó al origen de la vida por su aportación a la Tierra de compuestos orgánicos muy preciados, constituya ahora una amenaza.

Haughton Crater
Cráter Haughton

Hoy en día, existen pruebas contundentes de que el proceso de extinción de los dinosaurios se vio acelerado por el impacto de un asteroide, que chocó contra la Tierra en la península de Yucatán, en la costa de México.

La Tierra no sólo se ve amenazada por los asteroides, sino que también puede sufrir el impacto de los equivalentes de hielo de los asteroides, los cometas, que podrían causar estragos si llegaran a colisionar con nuestro planeta. Por lo general, estos objetos se encuentran muy alejados, más allá incluso de Plutón, pero sus órbitas pueden sufrir desviaciones como consecuencia del paso de las estrellas o de las nubes de gas gigantescas.

Se considera a los cometas los bloques de construcción primitivos del Sistema Solar, por lo que la misión Rosetta de la ESA, encargada de detectar cometas, podría resultar de gran utilidad para estudiar si la vida en la Tierra se originó con la ayuda de estos cometas.

La probabilidad de que un cometa colisione con la Tierra también es muy pequeña, pero puede darse el caso, como sucedió cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 colisionó con Júpiter en 1994. Tanto el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y de la ESA como otros telescopios terrestres obtuvieron imágenes espectaculares de la primera colisión que se pudo observar entre dos objetos del Sistema Solar.

SOHO spacecraft sees two comets plunge into the Sun
SOHO see two comets plunging into the Sun

Cada año se detectan cientos de pequeños cometas, pero la mayoría son atraídos por la enorme fuerza de gravedad del Sol. Son los llamados “cometas suicidas”, que se queman completamente al entrar en contacto con la atmósfera caliente del Sol.

SOHO (Observatorio Heliosférico Solar), la nave espacial de la ESA y de la NASA que tiene como misión la observación del Sol, se ha convertido en la nave que más cometas ha detectado de toda la historia de la astronomía. Gracias al coronógrafo LASCO, un instrumento diseñado originalmente para observar los desprendimientos del Sol, SOHO puede vigilar los alrededores del Sol y, en la actualidad, constituye una herramienta fundamental de la ESA para el estudio de los cometas.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.