Ernst Messerschmid

5 julio 2011
STS-61A

“El Trasbordador Espacial sigue siendo la máquina más avanzada de la que disponemos para llevar experimentos, grandes elementos estructurales y astronautas al espacio.”

“No obstante, al haber trabajado evaluando su fiabilidad y la seguridad de su tripulación tras el accidente del Challenger, y sabiendo que sigue existiendo un 1% de probabilidades de no sobrevivir a una misión a bordo del Trasbordador, soy consciente de que hoy en día los riesgos no son aceptables para viajar de forma rutinaria a la órbita terrestre. Entiendo los motivos para cerrar el programa, y sé que nos llevará tiempo reemplazar la capacidad del Trasbordador y alcanzar un mayor nivel de seguridad, incluso con la tecnología moderna.”

“Pero hoy en día, no aceptar ningún riesgo es el mayor peligro. La llama de la exploración se extingue a medida que nos volvemos reacios a correr nuevos riesgos. Al diseñar los próximos programas de vuelos tripulados, tenemos la tendencia de ser puramente utilitarios, y con frecuencia olvidamos el motivo por el que comenzó la exploración del espacio. Los pioneros atendían a razones culturales y políticas, pero sobre todo, les movía el interés por la ciencia y la tecnología; querían explorar, descubrir y comprender lo que nos rodea.”

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.