SMART-1 and the Moon

Europa llega a la Luna

17 noviembre 2004

ESA PR 60-2004. El SMART-1 de la ESA está realizando con éxito su primera órbita alrededor de la Luna, un hito significativo para el primero de los vehículos espaciales SMART (acrónimo de Pequeñas Misiones de Tecnología e Investigaciones Avanzadas) de Europa.

Durante el viaje a la Luna se ejecutó exitosamente un complejo paquete de pruebas sobre nuevas tecnologías, mientras se preparaba el vehículo espacial para las investigaciones científicas que se realizarán próximamente. Estas tecnologías allanarán el camino para futuras misiones planetarias.

El SMART-1 alcanzó su punto más cercano a la superficie lunar hasta la fecha, su primer "perilunio", a una altitud de cerca de 5.000 kilómetros el 15 de noviembre a las 18:48, Hora Europea Central (CET). Sólo horas antes, a las 06:24 CET, se puso en marcha el sistema de propulsión solar-eléctrica del SMART-1 (o "motor de iones"), que ahora se está activando para la delicada maniobra que estabilizará el vehículo espacial en la órbita lunar.

Durante esta fase crucial, el motor funcionará casi de continuo durante los próximos cuatro días, y luego en series de arranques más cortos, lo que permitirá que el SMART-1 llegue a su órbita final operacional dando vueltas cada vez más pequeñas alrededor de la Luna. Para mediados de enero, el SMART-1 estará orbitando la Luna a altitudes de entre 300 kilómetros (sobre el polo sur lunar) y 3.000 kilómetros (sobre el polo norte lunar), dando inicio a sus observaciones científicas.

El principal objetivo de la primera parte de la misión del SMART-1, que finalizó con la llegada a la Luna, fue demostrar nuevas tecnologías de vehículos espaciales. En particular, se probó el sistema de propulsión solar-eléctrico a lo largo de un prolongado viaje en espiral hacia la Luna por más de 84 millones de kilómetros. Esta es una distancia comparable a una expedición interplanetaria. Por primera vez en la historia, un vehículo espacial impulsado eléctricamente ejecutó maniobras con ayuda de la gravedad, que utilizan la atracción gravitacional de la Luna a medida que ésta se aproxima. El éxito de esta prueba es importante para las perspectivas futuras de realizar misiones interplanetarias utilizando motores de iones.

El SMART-1 ha demostrado nuevas técnicas para lograr finalmente la navegación autónoma de los vehículos espaciales. El experimento OBAN ensayó software de navegación instalado en ordenadores en tierra para determinar la posición exacta y la velocidad del vehículo especialespacial, utilizando como referencias imágenes de objetos celestes tomadas por la cámara AMIE que se encuentra en el SMART-1. Una vez que se utilice a bordo de futuros vehículos espaciales, la técnica demostrada por el OBAN permitirá que el vehículo espacial determine en qué lugar del espacio se encuentra y con qué rapidez se desplaza, reduciendo la necesidad de que intervengan los equipos de control en tierra.

El SMART-1 efectuó pruebas de comunicación en el espacio profundo con los experimentos KaTE y RSIS, que ensayan transmisiones de radio a muy altas frecuencias, si se comparan con las frecuencias de radio tradicionales. Estas transmisiones permitirán transferir volúmenes cada vez mayores de información científica procedente de los vehículos espaciales futuros. Con el experimento Laser Link, el SMART-1 probó la factibilidad de apuntar un rayo láser desde la Tierra a un vehículo espacial que se desplace a distancias del espacio profundo, con el fin de investigar su utilidad para las comunicaciones en el futuro.

Durante la expedición, y para prepararse para la fase científica lunar, el SMART-1 realizó pruebas preliminares en cuatro instrumentos en miniatura que se utilizan por vez primera en el espacio: la cámara AMIE, que ya ha recogido imágenes de la Tierra, la Luna y dos eclipses lunares desde el espacio, los instrumentos de rayos X D-CIXS y XSM, y el espectrómetro de infrarrojos SIR.

En total, el SMART-1 efectuó 332 órbitas alrededor de la Tierra. Hizo funcionar su motor 289 veces durante la fase de expedición, por un total de cerca de 3.700 horas. Se utilizaron apenas 59 de los 82 kilogramos de propulsor de xenón. En general, el motor se desempeñó extremadamente bien, permitiendo que el vehículo espacial llegara a la Luna dos meses antes de lo previsto.

Además, el combustible adicional disponible permitió que los diseñadores de la misión redujeran de manera significativa la altitud de la órbita final alrededor de la Luna. Esta mayor aproximación a la superficie será aún más favorable para las observaciones científicas que comenzarán en enero. El combustible adicional también se utilizará para impulsar nuevamente el vehículo espacial a una órbita estable en junio, tras seis meses de operaciones alrededor de la Luna, si se decide prolongar la misión científica.

Para obtener mayor información, póngase en contacto con:

División de Relaciones de la ESA con los Medios
Teléfono: +33(0)1.53.69.7155
Fax: +33(0)1.53.69.7690

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.