Jean-François Clervoy

STS-66 STS-84 STS-103

“Ahora que nos preparamos para el último vuelo del Trasbordador, me siento afortunado y orgulloso de haber tenido el honor de formar parte de este programa. Para mí, el Trasbordador Espacial seguirá siendo la máquina más extraordinaria de la historia de la humanidad.”

“Lo hace todo: despega como un cohete, orbita como un laboratorio de investigación, como un taller de reparación de satélites o como un puesto avanzado de exploración, desciende como un planeador durante la reentrada y aterriza sobre ruedas como un avión.”

“Durante mi estancia en órbita, el Trasbordador era mi única protección ante el hostil y agreste vacío del espacio. Él cuidó de mi y de mis compañeros de tripulación, brindándonos la oportunidad de admirar el planeta Tierra como ninguna otra nave había hecho antes. Siempre recordaré todas y cada una de las vistas a través de las ventanas de la cubierta de vuelo, y nunca olvidaré su tremenda potencia durante el despegue, o la suavidad de la reentrada en la atmósfera, envuelto en los destellos anaranjados del plasma.”

“La última vez que ‘pateé’ las ruedas del Trasbordador fue en el año 2001, cuando su primera comandante, John Young, me invitó a acompañarle en un T-38 hasta Cabo Cañaveral para ver al personal de tierra que lo estaba preparando para su siguiente misión.”

“Siento que he formado parte de una leyenda, y la experiencia ha sido tan intensa que necesitaré algún tiempo para convencerme de que ha sido real. ¡Gracias John, gracias Atlantis, gracias Discovery!”

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.