La ESA construye en España una estación para seguir su misión a Venus

Construcción de la estación de Cebreros
9 julio 2004

La nueva antena de espacio profundo de la Agencia Europea del Espacio (ESA) empieza a tomar forma en Cebreros, Ávila. Se trata de una compleja labor de ingeniería para recuperar una veterana estación con un pasado importante, de cuando los inicios de la era espacial.

Y no se admiten retrasos: gracias a la antena de Cebreros la ESA podrá comunicarse con su próxima generación de naves interplanetarias.

La antena de espacio profundo de Cebreros será una enorme parábola de 35 metros de diámetro que está ahora mismo siendo construida. Tendrá unos 40 metros de altura y pesará 630 toneladas. Se estrenará con la misión Venus Express a finales de 2005. Seguirán Smart-2 en 2007 y puede que también los telescopios Herschel y Planck - que estarán cuatro veces más lejos que la Luna -, así como la misión a Mercurio, Bepi Colombo, en 2012. El encuentro de la nave Rosetta con un cometa también se recibirá vía Cebreros. Y es que para comunicarse con naves tan lejanas es necesaria una red de espacio profundo. Hasta ahora la ESA había usado la red de la NASA, pero pronto contará con su propia infraestructura.

¿Por qué Cebreros? La primera estación de espacio profundo de la ESA está en Nueva Norcia, al norte de Perth, Australia -acaba de estrenarse para la misión Mars Express-. La segunda antena de la futura red debía estar a 120 grados al Este o al Oeste de esa estación. La actual estación de la ESA en Villafranca del Castillo hubiera podido servir, pero la saturación cada vez mayor del espacio radioeléctrico en áreas urbanas, debido sobre todo a los teléfonos móviles, hizo descartar tal posibilidad. Cebreros apareció como la opción ideal, a apenas 60 kilómetros de Villafranca. Además se podía aprovechar las infraestructuras de la antigua estación de la NASA en Cebreros, que fue parte de la red de espacio lejano de NASA (DSN) y también empleada como soporte de la estación de Robledo de Chavela durante las misiones Apolo. Se trataba de 'resucitar' un enclave que ya había cumplido un papel en los inicios de la era espacial.

Artist's impression of Venus Express orbiting Venus
Venus Express

Antes, sin embargo, ha habido que rehabilitar la estación: la antigua antena de Cebreros, con engranajes hidráulicos que ya no se usan, se convirtió en chatarra. Nada menos que 5500 kilos de aluminio; 43500 kilos de plomo; 1600 kilos de cobre; y 55000 kilos de hierro. También ha habido que desmantelar varios edificios y eliminar vetustos equipos que, aunque en buen estado, estaban ya desfasados respecto a la tecnología actual.

"Claro que da un poco de pena", reconoce Valeriano Claros, director de la Estación de Villafranca y responsable de los trabajos de remodelación de Cebreros, también se ocupó de la construcción de la estación de Perth. Los equipos que ahora se desmontan se usaron por última vez para controlar precisamente una misión de la ESA, Giotto, que se encontró con el cometa Halley a mediados de los años ochenta.

La estación remodelada contará con cinco edificios, las únicas construcciones de la antigua estación que han quedado en pie, más la antena. Una de las tareas más complejas ha sido la construcción de los pilares sobre los que se montará la nueva antena. Es una estructura que debe garantizar que la antena se mueve menos de un segundo de arco - poquísimo - con vientos de hasta 60 kilómetros. Su solidez es máxima: son veinte pilares de 90 centímetros de diámetro, que se clavan hasta a veinte metros de profundidad en el subsuelo de granito.

El requisito de la inmovilidad es especialmente importante porque la antena deberá funcionar con enorme precisión, su 'haz' es muy fino, puesto que la antena trabajará a las frecuencias más altas usadas nunca para el seguimiento de satélites científicos. A principios de 2005 la parábola de la antena ya estará lista para ser montada en su torre, de forma que en junio esté todo terminado y puedan empezar las pruebas. Será la culminación de un trabajo iniciado tras la firma del acuerdo entre la ESA y España en julio de 2003. La ESA ha instalado una 'webcam' para ver en directo cómo va la obra: http://www.vilspa.esa.int/~webcam/.

Se prevé que la estación de Cebreros sea gestionada desde Villafranca del Castillo.

El contratista principal para la antena es la empresa canadiense SED Systems, con las empresas Vertex Antennentechnik (Alemania); MIRAD (Suiza); y ESTEYCO y NECSO (España), entre otras.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.