La ESA lanzó anoche su satélite más avanzado para la navegación

27 abril 2008

ESA PR 25-2008 Esta noche se dio un paso más hacia el despliegue del sistema europeo de satélites para navegación global Galileo, al ser lanzado con éxito el segundo satélite de la ESA, GIOVE-B (Galileo In-Orbit Validation Element), que lleva a bordo el reloj atómico más preciso que se haya enviado jamás al espacio.

El satélite GIOVE-B fue situado en una órbita terrestre de media altura por un cohete Soyuz/Fregat lanzado desde el cosmódromo Baikonur, en Kazajstán, por el operador de lanzamientos Starsem. El despegue se produjo a las 04.16 hora local del 27 de abril (00.16 horario de verano central europeo). La etapa superior Fregat realizó una serie de maniobras hasta alcanzar una órbita circular a una altitud de unos 23.200 km, con una inclinación de 56 grados hacia el Ecuador, antes de situar al satélite en órbita sin incidente alguno unas 3 horas y 45 minutos después. Los dos paneles solares que generan electricidad para alimentar la nave se desplegaron correctamente a las 05:28 CEST.

El satélite de 500 kg de peso fue construido por un consorcio industrial dirigido por Astrium GmbH, en tanto que Thales Alenia Space llevó a cabo la integración y las pruebas en Roma. Dos años después de la exitosa misión GIOVE-A, GIOVE-B seguirá demostrando las tecnologías cruciales para la carga útil de navegación de los futuros satélites Galileo.

Tres relojes espaciales de gran precisión a bordo

Al igual que su antecesor, el GIOVE-B lleva a bordo dos pequeños relojes atómicos de rubidio, redundantes, que tienen una estabilidad de 10 nanosegundos por día. También transporta una carga aún más precisa: el máser pasivo de hidrógeno (PHM), con una estabilidad superior a 1 nanosegundo diario. Es el primero de su tipo que se lanza al espacio y es ahora el reloj más estable que funciona en una órbita terrestre. Los dos PHM se utilizarán como relojes principales a bordo de los satélites operativos Galileo, con los relojes de rubidio de reserva.

El GIOVE-B también lleva un instrumento para medir la radiación en el entorno espacial a la altura de la constelación Galileo, así como un retrorreflector láser para medidas láser de largo alcance y alta precisión.

Las unidades de generación de señales suministrarán señales representativas de Galileo en tres frecuencias distintas, mediante una antena de banda L diseñada para abarcar por completo toda la tierra visible debajo del satélite.

El satélite se encuentra ahora bajo el control del centro de operaciones de naves espaciales Telespazio, situado en Fucino, Italia.

La última demostración antes de Galileo

Además de llevar a cabo una misión de demostración tecnológica, el GIOVE-B también sustituirá al GIOVE-A en la misión de asegurar las frecuencias de Galileo, dado que el primer satélite de demostración de Galileo, lanzado en diciembre de 2005, está llegando al final de su vida operativa.

Después del GIOVE-B, el siguiente paso en el programa Galileo será el lanzamiento, antes de 2010, de cuatro satélites operativos, que validarán el segmento espacial básico de Galileo y el correspondiente segmento de tierra. Una vez culminada la fase de validación en órbita (IOV, In-Orbit Validation), se lanzarán los satélites restantes y se desplegarán hasta alcanzar la capacidad operativa total (FOC, Full Operational Capability), formando una constelación de 30 satélites idénticos.

“ Tras el lanzamiento satisfactorio del GIOVE-B, estamos a punto de finalizar la fase de demostración de Galileo," comentó en Fucino el Director General de la ESA, Jean Jacques Dordain, mientras felicitaba a la ESA y los equipos industriales. “ La estrecha colaboración entre la ESA y la Comisión Europea ha sido decisiva para lograr avances en un entorno difícil en los últimos años. Galileo tiene ya dos satélites en órbita, hay avances importantes en los cuatro siguientes (en fase de construcción); y el servicio EGNOS está totalmente cualificado (*). Todo esto ha sido diseñado para servir a los ciudadanos de Europa y todo el planeta. La ESA iniciará en breve el proceso de adquisiciones para la constelación general, más allá de IOV, bajo la responsabilidad de la CE."

Galileo será un sistema global de navegación por satélite, totalmente europeo, que ofrecerá un servicio de posicionamiento global, preciso y garantizado, bajo control civil. Será interoperable con GPS (Global Positioning System) estadounidense y GLONASS ruso, que son los otros dos sistemas de navegación por satélite. Galileo ofrecerá una precisión de posicionamiento en tiempo real de entorno a un metro, con una integridad sin igual.

Hay numerosas aplicaciones previstas para Galileo, como los servicios de posicionamiento con valor añadido derivado para transportes por carretera, vías férreas, aire y mar, industria pesquera y agricultura, prospecciones petrolíferas, protección civil, construcción, obras públicas y telecomunicaciones.

(*) Nota para los redactores: El Servicio Europeo de Navegación Geostacionaria (EGNOS) EGNOS es un programa desarrollado de forma conjunta por la Agencia Espacial Europea, la Comisión Europea y Eurocontrol. Está constituido por una red de más de 40 elementos distribuidos por toda Europa que recopilan, registran y mejoran los datos suministrados por el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) estadounidense. A continuación, las señales modificadas se transmiten mediante satélites de comunicación a los terminales de los usuarios, ofreciendo una precisión de posición de menos de dos metros, en comparación con los 15 o 20 metros que ofrece GPS. Además, EGNOS proporciona una garantía de señal que no suministra GPS.
 
 
Para solicitar más información:
ESA Media Relations Office
Communication and Knowledge Department
Phone + 33 1 53 68 72 99

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.