Ariane 5 lifts off with Herschel and Planck on board
Despegue del Ariane 5 con Herschel y Planck a bordo

La ESA ya está en camino hacia los orígenes del Universo

14 mayo 2009

Dos de las misiones más ambiciosas que jamás han intentado desvelar los secretos de las regiones más oscuras, frías y antiguas del Universo arrancaron con éxito ayer por la tarde con el lanzamiento dual del telescopio espacial del infrarrojo lejano de la ESA, Herschel, y del cartógrafo de la radiación cósmica de fondo, Planck, a bordo de un lanzador Ariane 5 desde el Puerto Espacial Europeo en la Guayana Francesa.

Herschel, equipado con el mayor telescopio jamás lanzado al espacio, observará una parte del espectro electromagnético prácticamente inexplorada para estudiar el nacimiento de las estrellas y de las galaxias, así como las nubes de polvo y los discos de formación planetaria alrededor de las estrellas. Además, será la herramienta más efectiva jamás concebida para buscar la presencia de agua en las partes más remotas del Universo.

Planck está diseñado para cartografiar ínfimas irregularidades en la radiación fósil dejada por la primera luz del Universo, emitida poco después del Big Bang. Planck tendrá tanta sensibilidad que alcanzará los límites experimentales de lo observable, indagando en los primeros momentos del Universo y estudiando constituyentes como la esquiva materia oscura y la energía oscura que sigue intrigando a la comunidad científica de todo el mundo.

Un viaje hasta L2

Lanzamiento de Herschel y Planck

Estos dos satélites altamente sofisticados fueron lanzados a bordo de un Ariane 5 ECA desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou, Guayana Francesa, a las 13:12 UTC (15:12 CEST) ayer jueves 14 de Mayo de 2009. Aproximadamente 26 minutos más tarde, y con una diferencia de dos minutos, los dos satélites fueron liberados de forma independiente en una trayectoria de escape que los llevará hacia un punto virtual del espacio, llamado L2, a unos 1.5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección opuesta al Sol.

Herschel y Planck están actualmente en una órbita de gran elongación que los llevará a una distancia media de unos 1.5 millones de kilómetros de la Tierra. Desde la adquisición de las primeras señales de radio de los dos satélites ayer a las 15:49, el control fue transferido al Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) de la ESA en Darmstadt, Alemania. Los dos satélites están en condiciones nominales en su camino hacia la órbita final entorno al punto L2. Sus primeras maniobras de corrección de trayectoria están programadas para el día de hoy.

Eyección de la carena del lanzador

Dentro de un par de meses, los dos satélites comenzarán a realizar sus observaciones científicas desde dos órbitas independientes entorno al punto L2, donde el efecto combinado de la atracción del Sol y de la Tierra crea un punto de estabilidad gravitatoria. Una vez se encuentren en las cercanías del L2, aislados de las perturbaciones térmicas y de la radiación provocadas por el Sol, la Tierra y la Luna, Herschel observará objetivos celestes preseleccionados, mientras que Planck realizará una observación continua de todo el cielo.

Herschel se separa de la etapa superior

“Con Herschel podemos continuar el trabajo pionero iniciado con ISO, el primer observatorio espacial del infrarrojo de la ESA que operó en la segunda mitad de los años 90. Para esta misión nos hemos basado en la experiencia obtenida hasta la fecha por la comunidad científica internacional en el campo de la astronomía en infrarrojo”, comenta David Southwood, Director de Ciencia y de Exploración Robótica de la ESA. “Ahora tenemos muchas más tecnologías avanzadas a nuestra disposición. Junto a nuestros colaboradores de todo el mundo y a la comunidad científica, que han estado esperando este momento único durante muchos años, trabajaremos duro para hacer realidad la ambiciosa promesa de Herschel. Estamos convencidos de que conseguiremos un avance revolucionario en muchas de las cuestiones de la ciencia espacial actual”.

“Planck es la primera misión de la ESA dedicada al estudio de los vestigios de la radiación del Big Bang, diseñado para continuar con el maravilloso trabajo realizado durante los últimos 20 años por el satélite ruso Relikt y las misiones de la NASA COBE y WMAP”, añade el profesor Southwood. “Con Planck, estamos llevando nuestro conocimiento hasta los límites de lo que puede ser observado, si nos ceñimos a la teoría. Es un desafío tecnológico tremendo, pero nos ayudará a dar un gran paso en nuestra comprensión del origen y quizás del destino de nuestro Universo ¡lo que será una tremenda recompensa!”.

“Este lanzamiento dual es la culminación de unos 20 años de duro trabajo para los científicos que imaginaron estas misiones, los ingenieros que diseñaron estos satélites, las empresas que los construyeron y el personal de la ESA que coordinó todos estos esfuerzos”, afirma el Director General de la ESA, Jean-Jacques Dordain. “Este maravilloso trabajo nunca hubiera sido posible sin la dedicación de todos los Estados Miembros de la ESA, que han garantizado de forma consistente que la Ciencia del Espacio siga siendo la espina dorsal de nuestras actividades. Estamos ante un destacado programa de Ciencia del Espacio diseñado por la comunidad científica europea, basado en la innovación, y que emplea las más nuevas tecnologías para el beneficio de todos los ciudadanos”.

Planck se separa de la etapa superior

“Herschel y Planck son los satélites científicos más complejos jamás construidos en Europa. Fueron desarrollados por un equipo industrial liderado por Thales Alenia Space France e involucró a más de 100 contratas de 15 países de Europa y de los Estados Unidos. Los instrumentos de los dos satélites, y el telescopio de Planck, fueron proporcionados por un consorcio de laboratorios e institutos europeos, mayoritariamente de Francia, Italia, Países Bajos, Reino Unido, Alemania y Dinamarca, con una gran contribución de instituciones científicas de otros países como Estados Unidos y Canadá”, añade Dordain. “Herschel y Planck nos permitirán ir a un pasado muy remoto, a los orígenes de nuestro Universo, y sólo conociendo mejor todo el pasado de nuestro Universo podemos ayudar a definir mejor el futuro de nuestro planeta, la Tierra, no como un cuerpo celeste independiente sino como una parte integral de todo el sistema”, concluye Dordain.

Para más detalles sobre la contribución internacional a las misiones Herschel y Planck, consultar http://www.esa.int/Herschel y http://www.esa.int/planck.

Para más información:

ESA Media Relations Office
Communication and Knowledge Department
Phone + 33 1 5369 7299
Fax. + 33 1 5369 7690
Queries: Media @ esa.int

Nota a los editores:

Herschel y Planck fueron desarrollados bajo un programa común de ingeniería por un equipo industrial liderado por Thales Alenia Space France, con el apoyo principal de Astrium Germany, Astrium Toulouse y Thales Alenia Space Italy.

Los instrumentos de Herschel y Planck han sido diseñados y fabricados por un gran consorcio académico e industrial de todo el mundo, bajo financiación nacional. Los principales institutos son: SRON (Países Bajos), Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics (Alemania), la Universidad de Cardiff (Reino Unido), el Institut d’Astrophysique Spatiale (Francia) y el Istituto di Astrofisica Spaziale e Fisica Cosmica (Italia).

La financiación para los instrumentos de Herschel y Planck ha sido aportada por: SRON (Países Bajos), DLR (Alemania), CNES, CNRS y CEA (Francia), DLR y MPG (Alemania), BELSPO/PRODEX (Bélgica), ASI (Italia), NASA (EEUU), el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el INTA (España), el Ministerio de Ciencia e Investigación (Austria), STFC (Reino Unido), CSA (Canadá), el Observatorio de Estocolmo (Suecia), los Observatorios Astronómicos Nacionales (China), Tekes y Millilab (Finlandia) y muchos otros colaboradores. Los reflectores del telescopio de Planck fueron financiados por el Consejo Danés para la Investigación de las Ciencias Naturales y la ESA.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.