La cicatriz del incendio de Guadalajara, vista por Envisat

Fire
Combatiendo el grave incendio ocurrido en Guadalajara
5 agosto 2005

El satélite de la ESA Envisat ha medido desde el espacio los efectos del grave incendio ocurrido en Guadalajara el pasado mes de Julio.

El suceso, de cuatro días de duración, empezó el 16 de Julio en una barbacoa encendida en un pinar. Las llamas se extendieron rápidamente por un paisaje muy seco. Once bomberos voluntarios murieron combatiendo el fuego, que en sus momentos de máxima actividad amenazó las poblaciones de Selas y Ablanque. Finalmente los bomberos lograron abrir un cortafuego con la ayuda de avionetas con bombas de agua.

Mientras las autoridades españolas calculan los daños provocados por el fuego, el instrumento MERIS (Medium Resolution Imaging Spectrometer), a bordo de Envisat, ha podido realizar una estimación rápida.

MERIS
Imagen MERIS obtenida el pasado 24 de Julio

El equipo dirigido por Federico González-Alonso, del Laboratorio de Teledetección del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), en Madrid, ha procesado una imagen con una resolución espacial de 300 metros, obtenida el pasado 24 de Julio.

"MERIS mide la radiación solar reflejada por la Tierra en 15 bandas espectrales seleccionables en el visible y el infrarrojo cercano”, explicó González-Alonso. “Usamos bandas que son especialmente sensibles a la vegetación, y después llevamos a cabo un análisis automático para designar áreas espectralmente puras que pudieron clasificarse visualmente como muy quemadas.

“El archivo obtenido fue reclasificado mediante modificaciones en el histograma o en la paleta empleada, de forma que pixeles con valores superiores a 0.3 se consideraron quemados. El perímetro resultante nos da una estimación de 11.313 hectáreas quemadas”.

Esta cifra casa bien con estimaciones de 12.000 hectáreas realizadas por otras fuentes.

Burnt scar
El perímetro de las áreas quemadas en una imagen MERIS

“Los resultados de nuestro estudio se enviarán al ministerio español de Medio Ambiente, para contribuir a la estimación de daños económicos, sociales y ecológicos”, añadió González. “Nuestro grupo ha estado estudiando el usar datos de MERIS para estimar los efectos de los incendios, un tipo de aplicación posible gracias a que internet permite tener las imágenes casi en tiempo real.

“Los resultados obtenidos hasta ahora muestran que las estimaciones pueden resultar muy útiles no solo para determinar la gravedad de los daños, sino también para los proyectos subsiguientes de renovación y gestión forestal”.

El grupo participa también en el Programa Dragón, de la ESA, desarrollado en colaboración con investigadores chinos y destinado a usar las imágenes de alta resolución de MERIS para vigilar y registrar los incendios forestales en China.

Fire aftermath
La devastación de Guadalajara después de el incendio

González-Alonso explicó que la capacidad de MERIS de obtener imágenes en distintas longitudes de onda visibles y en el infrarrojo cercano, combinada con una resolución espacial mayor que la de otros sensores a bordo de satélites, hacen que este instrumento sea especialmente útil para estimar daños asociados a incendios.

MERIS está siendo aplicado a diversos proyectos, incluyendo los integrados en GLOBCARBON, un proyecto para caracterizar mejor los cambios en la cantidad de carbono terrestre a escala global durante diez años desde 1997.

Registrar el lugar, la duración y la extensión del área afectada por los incendios forestales es una parte importante de GLOBCARBON, dado que estos sucesos son una de las vías principales por las que el carbono almacenado en ‘sumideros’ vuelve a la atmósfera. El proyecto, que forma parte de la iniciativa ‘Data User Element’ de la ESA, contribuirá a una mejor comprensión del ciclo del carbono y a mejorar los modelos de clima.

Envisat

MERIS también está siendo usado en combinación con sensores en otros satélites para la iniciativa Risk-EOS, que está desarrollando una serie de servicios para gestión del riesgo de incendios e inundaciones. El servicio de observación y registro de las zonas quemadas está siendo ofrecido inicialmente para un área de 180.000 kilómetros cuadrados distribuidas en dos regiones europeas: la región española de Castilla-León y el área Éntente en el Sur de Francia.

Risk-EOS es parte de GMES Services Element (GSE), un abanico de servicios de Observación de la Tierra desarrollado en el marco de la iniciativa conjunta de la ESA y la Comisión Europea GMES (Global Monitoring for Environment and Security). GMES aspira a unificar información de fuentes en el espacio y basadas en Tierra, con el fin de desarrollar una estrategia de vigilancia a escala planetaria acorde con los objetivos europeos en medio ambiente y seguridad.

En el satélite GMES-1, que hará posibles los servicios operacionales de GMES durante la próxima década, está previsto incluir un instrumento que prosiga con las tareas de MERIS.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.