A further break-up in Wilkins Ice Shelf

La placa de hielo Wilkins pende de su último hilo

14 julio 2008

La desintegración de la placa de hielo Wilkins sigue adelante, y amenaza ya con el colapso del puente de hielo que conecta la placa a la isla Charcot. Esta conexión con la isla (en el centro de la imagen) ayuda a estabilizar la placa, por lo que es probable que la ruptura del puente ponga en peligro lo que queda de la placa de hielo.

Esta animación, creada a partir de imágenes tomadas por el Radar de Apertura Sintética Avanzada (ASAR) del satélite de la ESA Envisat entre el 30 de Mayo y el 9 de Julio de 2008, muestra la ruptura que comenzó al Este (derecha) de la placa, al contrario que la ruptura del Oeste (izquierda) que ocurrió el pasado mes. El 8 de Julio se hizo visible una fractura que podría abrir el puente de hielo.

De acuerdo con la imagen tomada el 7 de Julio de 2008, el Dr. Matthias Braun del Centro de Teledetección de la Superficie Terrestre de la Universidad de Bonn calcula que el área perdida en la placa de hielo Wilkins durante esta ruptura es de unos 1350 km2, estimando una pérdida adicional de 500 a 700 Km2 si el puente a la isla Charcot colapsa.

Annotated image of 9 July

Esta ruptura intriga a los científicos, ya que ha ocurrido en el invierno del hemisferio Sur y no presenta características similares a los dos eventos anteriores sucedidos en 2008, comparables a la ruptura de las placas de hielo Larsen-A y –B.

“La velocidad de agrietamiento en las áreas ahora segragadas parece ser mayor; las piezas se están separando como grandes icebergs y en una mezcla de pequeñas placas de hielo”, comenta Ted Scambos del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, que emplea las imágenes de ASAR para monitorizar el área.

“ La capa de hielo sobre el mar se mantiene persistentemente baja en la zona. Eso, y los datos de algunas fuentes interesantes, como los gorros electrónicos de las focas (gorras que se ponen a las focas para obtener datos de temperatura, profundidad y posición), parece sugerir que el agua templada bajo el haloclino puede estar alcanzando la parte inferior de la placa de hielo Wilkins, haciéndola adelgazar rápidamente. Tal vez esté incluso alcanzando su superficie, o al menos mezclándose con aguas superficiales”.

El Profesor David Vaughan de la Investigación Antártica Británica (BAS) comenta: “La placa de hielo Wilkins es la más reciente en una larga y creciente lista de placas de hielo de la península Antártica que están respondiendo al rápido calentamiento que ha ocurrido en esta zona a lo largo de los últimos cincuenta años”.

“Los sucesos recientes demuestran que fuimos demasiado conservadores cuando a principios de los 90 predijimos que la placa de hielo Wilkins se perdería en unos treinta años; la verdad es que está sucediendo mucho más rápido de lo que habíamos intuido”.

La placa de hielo Wilkins, una vasta superficie de hielo flotante al Sur de Sudamérica, en la península Antártica, que conecta las dos islas Charcot y Latady, había permanecido estable la mayor parte del siglo pasado antes de comenzar su retroceso en la década de los 90.

Wilkins Ice Shelf in 1992
Wilkins Ice Shelf in 1992

Estudiando las imágenes SAR del satélite ERS de la ESA desde los años 90, Braun y su colega la Dra. Angelika Humbert, del Instituto Geofísico de la Universidad de Münster, han descubierto que la placa de hielo Wilkins experimenta rupturas con pérdida de grandes superficies, en lugar de la subducción convencional, desgajándose continuamente.

De hecho, en Febrero de 2008 una superficie de unos 400 Km2 se separó de la placa de hielo Wilkins, estrechando el puente que la conecta a las islas Charcot y Latady hasta una franja de 6 Km. Del 30 al 31 de Mayo de 2008 sufrió nuevas rupturas, con la separación de un área de unos 160 Km2, que redujo el puente de hielo a tan sólo 2.7 Km.

Braun y Humbert observan la placa de hielo a diario a través de las imágenes de Envisat, dentro de su contribución al Año Polar Internacional (IPY) 2007-2008, un gran programa científico a nivel mundial dedicado al Ártico y la Antártida.

Break-ups of Larsen-B and Wilkins ice shelves
Break-ups of Larsen-B and Wilkins ice shelves

Los datos obtenidos por los satélites son esenciales para observar las regiones polares. El Instrumento ASAR de Envisat es capaz de producir imágenes de alta calidad, incluso a través de las nubes y la oscuridad. De esta forma, es muy apropiado para tomar imágenes de la Antártida durante el invierno local, época en la que las horas de luz son muy limitadas y las nubes muy frecuentes.

“La ESA proporciona imágenes diarias de ASAR fácilmente accesibles por los científicos. Es una recompensa muy especial para nosotros comprobar que los datos de Envisat son esenciales para los científicos para observar de forma fácil y rápida estos fenómenos en las placas de hielo. Suponen un lujo que no estaba disponible para la comunidad científica hace tan solo unos años”, comenta Henri Laur, responsable de la misión Envisat de la ESA.

“La ESA se ha comprometido a continuar monitorizando las regiones polares con Envisat y,en el futuro, con el satélite GMES Sentinel-1”

En un esfuerzo para lograr que la mayor cantidad posible de datos SAR está disponible para los científicos y los proyectos relativos a las regiones polares durante el IPY, la ESA se coordina con otras Agencias Espaciales de todo el mundo, como la Japonesa JAXA, la Agencia Espacial Canadiense o las Agencias Espaciales Alemana e Italiana, para obtener imágenes SAR adicionales de estas regiones, utilizando sus propios satélites.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.