Los satélites se unirán a las investigaciones para encontrar el origen del virus Ébola

El personal sanitario lleva trajes de protección contra el virus Ébola, altamente infeccioso
16 julio 2003

Los microscopios no son las únicas herramientas de las que disponemos para estudiar las enfermedades. Un nuevo proyecto de la ESA utiliza satélites para predecir y ayudar a combatir los brotes epidémicos, y también para unirse a la caza del origen del virus mortal Ébola.

Cada año las fiebres hemorrágicas de Ébola causan numerosas muertes en África Central. Puede provocar graves hemorragias internas y externas en seres humanos y en primates. Aún permanece sin identificar el organismo de la jungla que sirve de portador del virus.

Con el fin de colaborar con los esfuerzos de la investigación, se crearán a partir del año próximo unos mapas detallados de la vegetación de Congo y Gabón con imágenes creadas por satélite, como parte de un nuevo proyecto de la ESA de Elementos de Usuario de Datos llamado Epidemio, que desarrolla servicios de observación de la Tierra (EO) para epidemiólogos.

El Centro Internacional de Investigación Médica (CIRMF), con sede en Gabón, combinará los datos procedentes de los sistemas de observación de la Tierra con los resultados de campo en un sistema de información geográfica (GIS). Tienen la esperanza de detectar características medioambientales concretas asociadas con lugares infectados donde se encuentren animales muertos o habitantes de la población local que presenten anticuerpos de Ébola.

Los primates, incluidos entre estos los gorilas de las montañas, también son víctimas de Ébola

“Realizando comparaciones con zonas infectadas ya conocidas, los sensores remotos ayudarán a determinar otras zonas sospechosas”, afirmó Ghislain Moussavou del CIRMF. “No es posible analizar la sangre de todos los animales de toda la zona que es objetivo (unos 400 kilómetros cuadrados de jungla), pero será útil para concentrar los esfuerzos de los equipos que recogen animales en estas zonas.” Entonces se podrá analizar la sangre de los animales para detectar signos de Ébola.

Moussavou añadió: “Los datos que proporcione el satélite serán actualizados mensualmente para obtener más indicios. En Gabón y Congo hemos observado una periodicidad anual de brotes de Ébola. Esto sugiere que existen unas condiciones ecológicas particulares que caracterizan el hábitat en el que se encuentra el virus.”

Las imágenes que proporcionen los sistemas de observación de la Tierra serán también enviadas al Programa de Mapeado de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para ser importado al software GIS HealthMapper de la OMS, que utilizan los profesionales de la sanidad pública en más de 70 países.

Jean Pierre Meert de la OMS manifestó: “Últimamente nuestro sistema se nutre de datos recogidos sobre el terreno, pero los sensores remotos podrían ser un complemento muy útil. Los mapas locales suelen tener 30 años de desfase, así que hemos pedido imágenes de alta resolución de ciudades que van desde Casablanca, en Marruecos, a Vientiane, en Laos, para ayudarnos a poder planear mejor respuestas médicas tales como ubicar las clínicas urbanas. También esperamos seguir mejor la pista de las pueblos nómadas, y poder estar así mejor preparados para prestarles asistencia médica.”

El mapeado por satélite puede predecir epidemias de malaria, cuya transmisión se produce mediante picaduras de mosquito

Combatir la malaria, que afecta a 300 millones de personas en el mundo y que causa la muerte a un millón y medio de personas anualmente, es el objetivo principal de algunos usuarios de Epidemio. Adquirir datos meteorológicos obtenidos por satélite posee un gran interés. Los elevados niveles de humedad y las lluvias suelen presagiar los brotes de malaria debido al aumento de la cantidad de mosquitos.

“Encontrar información fiable de la temperatura de la superficie de todo el continente es de gran ayuda”, declaró Simon Hay, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford. “Estos datos sobre la temperatura ayudarían a detectar aquellas lluvias que aparecen en un marco más favorable para la generación de la malaria.”

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.