SMOS

Mensajes clave de la Misión SMOS de la ESA

14 febrero 2013
  • SMOS es la Misión del agua de la ESA que proporciona amplia información sobre el ciclo del agua en la Tierra (este dato es importante, ya que el 22 de marzo se celebra el día mundial del agua). 
  • Los investigadores principales de la misión en Francia y España presentarán los últimos descubrimientos llevados a cabo con datos obtenidos por SMOS.
  • Tras tres años en órbita, la misión ha proporcionado, por primera y única vez, series de conjuntos de datos sobre la salinidad de los océanos y la humedad de los suelos.
  • Esta información es esencial para que los científicos comprendan mejor la circulación de los océanos y el ciclo del agua.
  • Las sequías padecidas en algunas zonas de Europa en 2011 y 2012 supusieron un severo impacto en la agricultura y, por tanto, en la seguridad alimentaria, provocando escasez de agua en los hogares y en la industria, así como el cierre de rutas de transporte y de plantas de energía que dejaron de funcionar debido a la bajada del nivel del agua en los ríos. Al detectar inminentes sequías, los datos de SMOS son una herramienta para facilitar la gestión de los recursos de agua.
  • SMOS proporciona un conjunto de datos clave para el modelado hidrológico y la previsión meteorológica. Utilizando como ejemplo las copiosas inundaciones del río Misisipi en abril de 2011, podemos mostrar cómo los datos de humedad del suelo contribuyen a predecir con mayor precisión las posibles riadas.
  • Junto con la temperatura de la superficie del mar, las variaciones en la salinidad de los océanos generan patrones tridimensionales globales de circulación de los océanos. La circulación de los océanos es un componente principal del funcionamiento del calentamiento de la Tierra, crucial para regular el clima y la meteorología.
  • Pese a que no sea uno de sus objetivos principales, resulta interesante destacar que SMOS es capaz de detectar finas capas de hielo sobre el mar con de más de un metro de espesor. Esto resulta importante en los cambios climáticos y meteorológicos, ya que controla los intercambios de calor entre el océano y la atmósfera. El grosor del hielo a esos niveles tiene también una aplicación muy práctica: la monitorización de las rutas de navegación debido a la cobertura de hielo, especialmente en la región del Polo Norte.
  • Otra nueva aplicación inesperada se sirve de la habilidad de SMOS para ver a través de las nubes y la lluvia. Esto le permite hacer un seguimiento de la superficie del agua bajo grandes tormentas y huracanes y derivar la velocidad de los vientos superficiales, estimada basándose en datos de SMOS y utilizando una técnica desarrollada por científicos de IFREMER (ver la charla en el programa). Esto resulta muy interesante en la predicción operativa de la fuerza de un huracán. 
Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.