Por qué necesitamos a MetOp

14 septiembre 2012

El tiempo influye en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Además de estar relacionado con la salud pública y con nuestro bienestar, las condiciones meteorológicas afectan a muchos sectores de la economía, tales como la agricultura, el comercio, la industria, el transporte o el turismo. Una fuerte nevada puede llegar a paralizar todo el sistema de transporte, una ola de calor dispara la demanda de agua y los fenómenos extremos, como los huracanes, pueden llegar a devastar toda una región.

Los beneficios económicos y sociales de una predicción meteorológica fiable son innumerables; nos da tiempo para prepararnos y para tomar decisiones, ya sea para recoger la cosecha antes de que llueva, echar sal en las carreteras antes de una helada, redirigir el tráfico aéreo para evitar condiciones adversas o simplemente para planificar las actividades de cada día. En casos extremos, el poder predecir la llegada de fenómenos meteorológicos extremos ayuda a salvar vidas humanas y a evitar daños a la propiedad.

Las inclemencias meteorológicas siguen planteando un gran reto para nuestra sociedad; los daños causados por las catástrofes naturales de origen climático parecen ir en aumento. Se piensa que este incremento podría estar relacionado con el cambio climático, por lo que resulta fundamental comprender mejor cómo funciona el sistema Tierra y sus procesos, lo que nos ayudaría a predecir mejor los efectos del cambio climático.

Representación de MetOp en órbita

En los últimos 40 años, los satélites han permitido mejorar significativamente la precisión de las predicciones meteorológicas y avanzar en el estudio del clima de nuestro planeta. Los satélites meteorológicos se dividen entre una flota situada en órbita geoestacionaria, de la que forman parte los satélites europeos Meteosat y MSG, y la situada en órbita polar.

Los satélites en órbita polar son capaces de observar la superficie de la Tierra con un mayor nivel de detalle que los satélites geoestacionarios, ya que sus órbitas son mucho más bajas (800 km, comparados con los 36.000 km de la órbita geoestacionaria). Los Estados Unidos llevan más de 40 años recabando datos meteorológicos desde órbitas polares, que han resultado ser cruciales para el avance de la meteorología.

Europa ha comenzado a proporcionar este tipo de servicios a través de una iniciativa desarrollada en cooperación con los Estados Unidos. El Sistema Polar de EUMETSAT (EPS), parte de esta contribución europea, realiza observaciones de gran precisión que están ayudando a mejorar las predicciones meteorológicas y los modelos climáticos.

El campo de la meteorología por satélite entró en una nueva era tras el lanzamiento de MetOp-A, el primero de la familia de tres satélites Meteorológicos Operacionales (MetOp) en órbita polar que constituye el segmento espacial del sistema EPS.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.