Porqué Europa necesita Galileo

Galileo - map and compass
Galileo
13 octubre 2002

La Comisión Europea (CE) estima que el 6-7% del PIB europeo – unos 800 mil millones de Euros en términos monetarios – depende de los servicios de navegación por satélite. Sin embargo, los usuarios europeos no tienen otra alternativa que determinar su posición con el sistema GPS estadounidense o con el sistema GLONASS ruso.

El posicionamiento por satélite se ha convertido en la forma estándar de navegación. Si las señales de los satélites se interrumpiesen de repente, muchos barcos y aviones tendrían dificultades para volver a utilizar las técnicas de navegación tradicionales.

Muchas redes de servicios dependen en gran medida de la capacidad de sincronización horaria ofrecida por los sistemas de navegación por satélite.

A medida que aumentan las aplicaciones de los servicios de navegación por satélite, las repercusiones de un fallo en su señal serían cada vez mayores, suponiendo un riesgo no sólo para las operaciones de los sistemas de transporte sino también para la seguridad humana.

En los años noventa, la Unión Europea identificó la necesidad de disponer de un sistema de navegación por satélite puramente europeo. La decisión de iniciar su desarrollo se tomó con un espíritu similar al que llevó en los años setenta a poner en marcha otros grandes proyectos europeos, como el lanzador Ariane o la familia de aeronaves Airbus.

La Comisión Europea y la Agencia Espacial Europea aunaron fuerzas para desarrollar Galileo, un sistema europeo, independiente y bajo control civil.

El principal motivo para desarrollar Galileo fue garantizar la independencia de Europa en este sector, así como:

  • Calcular la posición con gran precisión en prácticamente cualquier punto del planeta, incluso en las grandes ciudades donde los edificios ocultan la señal de los satélites cercanos al horizonte. Al ser interoperable con GPS y GLONASS, la entrada en servicio de Galileo duplicará el número de satélites de navegación disponibles en cada momento.
  • Mejorar la recepción de las señales de navegación a altas latitudes. Los satélites de Galileo estarán situados en órbitas con mayor inclinación que las de GPS, lo que mejorará la calidad de la recepción a altas latitudes, y en particular en el norte de Europa.
  • Aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la navegación por satélite. Gracias a Galileo, los fabricantes de receptores y equipos, los proveedores de aplicaciones y los operadores de servicios europeos podrán beneficiarse de nuevas oportunidades de negocio.
Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.