Presentación del mapa del espesor del hielo sobre el Ártico

Mapa del espesor del hielo ártico
22 junio 2011

El pasado día 20 se presentó en la Feria de la Aeronáutica y del Espacio de París el primer mapa del espesor de la banquisa ártica, confeccionado con los datos generados por la misión CryoSat de la ESA. Esta información ayudará a comprender mejor la relación entre el clima y las reservas de hielo de nuestro planeta.

Desde una altitud de unos 700 km y sobrevolando latitudes de hasta 88°, CryoSat ha pasado los últimos siete meses midiendo con precisión el espesor del hielo de la Tierra.

Otros satélites ya habían demostrado que la extensión de las banquisas árticas está disminuyendo. De hecho, esta primavera se alcanzó el tercer valor más bajo desde que se dispone de datos obtenidos desde el espacio.

Sin embargo, para poder comprender cómo está afectando el cambio climático a las frágiles regiones polares, también es necesario determinar con precisión cómo varía el espesor de las reservas de hielo.

ESA's ice mission
La misión de la ESA para el estudio del hielo

Para abordar esta cuestión, un grupo de científicos liderado por el profesor Duncan Wingham del University College de Londres (ULC) propuso a la ESA la misión CryoSat en el año 1998. Sin embargo, la comunidad científica tuvo que esperar más de lo previsto por los primeros resultados, tras la pérdida del satélite CryoSat original en el año 2005 por un fallo del lanzador.

El lanzamiento de un segundo satélite en abril de 2010 ha permitido confeccionar estos primeros mapas del espesor del hielo, que son una buena muestra de la calidad de la misión CryoSat y vaticinan grandes avances para la ciencia polar.

Estos resultados fueron presentados en el Salón Internacional de Le Bourget por Volker Liebig, Director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA, Duncan Wingham y René Forsberg, del Instituto Nacional del Espacio de la Universidad Politécnica de Dinamarca.

CryoSat at Paris Air and Space Show
CryoSat en el Salón Internacional de Le Bourget

“Una nueva misión es siempre un gran riesgo. Normalmente hay que esperar mucho para poder ver la calidad de los resultados que es capaz de generar”, comenta el profesor Wingham.

“Lo mejor de estos resultados es que no sólo demuestran que el satélite funciona de manera excelente – algo que ya sabíamos – sino que está generando la información geofísica que realmente necesitamos”.

“Esto es sin duda gracias al magnífico trabajo de los equipos de la ESA y del UCL. Estamos realmente satisfechos con los resultados”.

CryoSat mide la altura de la banquisa sobre la línea de flotación, lo que se conoce como el ‘francobordo’, con lo que calcula su espesor total. Los datos utilizados para confeccionar este primer mapa del Ártico fueron obtenidos entre enero y febrero de este año, cuando el hielo alcanza su máximo anual.

Los resultados tienen un nivel de detalle asombroso, bastante mejor que el que se pedía en las especificaciones de la misión. Incluso se pueden distinguir los surcos dejados por el viento sobre el hielo.

Capa de hielo sobre la Antártida

“Estos resultados se presentan apenas un año después del lanzamiento de CryoSat. Es un paso muy importante para lograr uno de los principales objetivos de la misión: determinar cómo está respondiendo el hielo ártico ante el cambio climático”.

CryoSat también está generando un mapa de la altura de la capa de hielo que cubre la Antártida. Sin embargo, los resultados sobre esta región todavía son preliminares, ya que hace falta recoger más datos para contrastar las medidas realizadas por CryoSat.

Sin embargo, CryoSat ha podido demostrar las ventajas de su inusual órbita de 88° de inclinación: ciertas regiones de la Antártida han sido observadas por primera vez desde el espacio gracias a esta misión.

El sofisticado radar de CryoSat también es capaz de monitorizar con gran nivel de detalle los acantilados donde la capa de hielo se encuentra con el océano. Esta región es de gran importancia, ya que es precisamente ahí dónde se están produciendo los cambios.

La órbita de CryoSat sobrevuela latitudes de hasta 88°

“Es muy satisfactorio ver la calidad de los resultados de CryoSat”, comenta Richard Francis, Responsable del Proyecto CryoSat-2 durante su desarrollo.

“Han hecho falta casi diez años para convertir la propuesta inicial en una misión en órbita; diez años de duro trabajo y dedicación de un equipo de menos de cien personas, asesoradas por otros tantos expertos”.

El Responsable de la Misión CryoSat, Tommaso Parrinello, añade: “Estos primeros resultados son muy emocionantes, empezamos a ver el increíble potencial de esta misión hecho realidad”.

“Durante los próximos meses, CryoSat continuará recogiendo datos para ayudarnos a comprender cómo está cambiando el hielo polar”

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.