Primera imagen de Proba-V

Proba-V abre los ojos

17 mayo 2013

El nuevo satélite de observación de la Tierra de la ESA, Proba-V, se encuentra en buen estado tras su lanzamiento la semana pasada. Su cámara ‘Vegetation’ ha comenzado a funcionar y ha tomado su primera imagen sobre la costa oeste de Francia.

Este satélite en miniatura está diseñado para monitorizar cada dos días el crecimiento de la vegetación y los cambios en la cubierta del terreno en todo el planeta. Sus datos permitirán alertar a las autoridades cuando exista el riesgo de perder una cosecha y monitorizar el avance de la desertificación y de la deforestación. 

La cámara ‘Vegetation’ se encendió por primera vez ayer, justo a tiempo para fotografiar la costa francesa en el golfo de Vizcaya y el frondoso interior del país. Sus datos fueron descargados a través del centro de la ESA en Redu, Bélgica. 

Proba-V fue puesto en órbita junto a otros dos satélites en la madrugada del 7 de mayo, a bordo de un lanzador Vega que partió desde la Guayana Francesa. Apenas 55 minutos después del despegue, Proba-V fue el primero de los tres pasajeros en ser liberado en una órbita polar heliosíncrona a 820 kilómetros de altitud.

Despegue de Vega VV02

Las tareas para poner en marcha el satélite, parte de la Fase de Lanzamiento y de Operaciones Iniciales (LEOP), comenzaron inmediatamente, controladas desde Redu. 

“El primer hito de la fase LEOP fue comprobar el estado del satélite mientras sobrevolaba la estación de seguimiento de la ESA en Kourou, 40 minutos después de la separación del lanzador”, explica Karim Mellab, Responsable del Proyecto Proba-V. 

“Poco más tarde, la telemetría confirmó que la actitud del satélite, su dirección de apuntamiento, se había estabilizado. El ordenador de abordo utiliza ‘magnetopares’ – básicamente una serie de imanes que interaccionan con el campo magnético de la Tierra – para controlar la orientación del satélite y amortiguar las oscilaciones provocadas por la separación del lanzador”. 

“Desde ese momento, hemos estado comprobando el estado de cada uno de los subsistemas del satélite para confirmar que se encuentran en buen estado tras las duras condiciones del lanzamiento”. 

“A continuación empezará la fase de puesta en servicio de cada uno de los componentes de la plataforma del satélite, de su instrumento principal y de sus cargas útiles de demostración tecnológica, tarea que llevará varios meses”. 

En esta fase se calibrará el instrumento principal de Proba-V junto al instrumento ‘Vegetation’ de primera generación embarcado en el satélite francés SPOT-5, con el fin de garantizar la compatibilidad de sus datos.

Proba-V

Proba-V, un satélite en miniatura para estudiar la vegetación

A pesar de su reducido volumen, de menos de un metro cúbico, Proba-V llevará a cabo una misión de gran envergadura: monitorizar cada dos días el crecimiento de la vegetación y los cambios en la cubierta del terreno en todo el planeta. 

Proba-V transporta una versión más ligera pero plenamente funcional del instrumento ‘Vegetation’ embarcado en los satélites franceses SPOT-4 y SPOT-5, que están observando la Tierra desde el año 1998. 

Este satélite en miniatura seguirá suministrando datos a la comunidad internacional de usuarios del instrumento, compuesta tanto por científicos como por proveedores de servicios. En cuanto termine la fase de puesta en servicio en órbita, durante la que se calibrará su instrumento principal con el de SPOT-5, la misión será transferida desde el Directorado de Gestión Técnica y de Calidad de la ESA al Programa de Observación de la Tierra de la Agencia.

Los datos generados por el instrumento ‘Vegetation’ de Proba-V permitirán estudiar los cambios en la vegetación del planeta, monitorizar los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos, alertar a las autoridades cuando exista el riesgo de perder una cosecha, y monitorizar los recursos hidrológicos y el avance de la desertificación y de la deforestación. 

Proba-V es el miembro más joven de la familia Proba de pequeñas misiones espaciales que permiten probar en el espacio nuevas tecnologías europeas. 

Además de su instrumento principal ‘Vegetation’, Proba-V también transporta una serie de demostradores tecnológicos entre los que se encuentra un receptor para monitorizar aeronaves en vuelo en todo el planeta, un amplificador de comunicaciones basado en la última tecnología de nitruro de galio, dos monitores de radiación y un experimento para probar los usos de la fibra óptica en el espacio.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.