SMOS Cumple tres años en órbita

SMOS
9 noviembre 2012

El pasado dos de noviembre, el satélite SMOS de la Agencia Espacial Europea (ESA), cuya función es estudiar la humedad de los suelos y la salinidad de los océanos, superaba su supuesto límite de vida, establecido en tres años. Gracias a sus magníficas condiciones técnicas continuará operando y proporcionando valiosa información a la comunidad científica.

Lanzado el 2 de noviembre de 2009 desde Plesetsk, en Rusia, el satélite SMOS (Soil Moisture and Ocean Salinity) de la Agencia Espacial Europea (European Space Agency, ESA) proporciona información global sobre dos variables esenciales en el ciclo del agua: la humedad del suelo y la salinidad de los océanos.

Con una vida útil estimada en tres años, el satélite ha superado su ciclo vital sin problemas técnicos y ha proporcionado una gran cantidad de datos a los científicos, además de una valiosa experiencia sobre operación instrumental, procesado de datos y distribución de información a los usuarios.

“Es la primera vez que se toman medidas de estos parámetros utilizando esta tecnología desde el espacio”, afirma la gestora de la misión, Susanne Mecklenburg, reunida con parte del equipo el pasado 8 de noviembre para informar sobre el estado de la misión y sus planes de futuro.

Hurricane Sandy from SMOS
Hurricane Sandy from SMOS

Si bien los datos obtenidos por esta misión para el estudio del agua (ESA’s water mission) nos ayudan a comprender los procesos de intercambio que tienen lugar entre la superficie de la tierra y la atmósfera, para el investigador principal de SMOS, Yann Kerr, se han superado con creces estos objetivos iniciales. “SMOS se ha revelado como una herramienta para predecir la intensidad de los huracanes y el impacto de las inundaciones, sequías y heladas, monitorizando el clima y su evolución”.

Por su parte, Antonio Turiel, (del equipo de salinidad de los océanos y que asistió en nombre del coinvestigador principal Jordi Font) afirmó que “la salinidad marca el ciclo del agua y, por tanto, los cambios en el clima, ayudándonos a mejorar las predicciones de fenómenos naturales”.

Aún hay mucho trabajo por delante. Para Manuel Martín-Neira, ingeniero de operaciones de carga útil de SMOS, “han sido muchas las lecciones aprendidas, y aún nos queda mucho por aprender: podemos usar todo este conocimiento para futuras misiones. SMOS ha estado proporcionando datos durante tres años y va a seguir haciéndolo mientras su software siga funcionando tan bien como hasta ahora”.

Papel de España en SMOS

España tiene un papel especialmente importante en el desarrollo de este satélite. El instrumento a bordo de SMOS, el radiómetro MIRAS (Microwave Imaging Radiometer using Aperture Synthesis), fue desarrollado por la compañía española EADS-CASA como contratista principal, y un gran número de empresas españolas contribuyeron como proveedores de subsistemas. MIRAS utiliza la interferometría con el fin de proporcionar una resolución espacial apta para llevar a cabo sus medidas. SMOS es la primera misión que aplica este tipo de tecnología con éxito en el espacio, demostrando que puede aplicarse la síntesis de apertura en la Observación de la Tierra, un hito en la detección remota.

Además, España ha cofinanciado a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la creación en ESAC del Centro de Operaciones del Instrumento y Proceso de Datos del Segmento de Tierra, donde se reciben y procesan los datos para su posterior envío a los usuarios. Este centro fue desarrollado, también como contratista principal, por la empresa INDRA, con amplia participación como subcontratistas de GMV, Deimos e INSA, empresa, esta última, responsable a la vez de una gran parte de las operaciones del centro de SMOS en ESAC.

España participa también en el desarrollo de los productos de mayor nivel -composiciones temporales de datos de SMOS, generación de productos basados en SMOS y otros sensores- de humedad del suelo y salinidad del océano a través del llamado CP34, un centro de procesado distribuido entre ESAC y el Centro Experto de Barcelona, centro conjunto del CSIC y la Universidad Politécnica de Cataluña.

La contribución española a SMOS ha permitido también el desarrollo y mantenimiento, entre otras campañas, de un área de validación en tierra, llamada Valencia Anchor Station. Es una de las principales áreas de calibración y validación de medidas de humedad del suelo a las que la ESA da soporte, a través de campañas aéreas y contribuciones en especie, como equipos de radiomedida en tierra.

Finalmente, múltiples investigadores de diversos institutos y universidades españolas están actualmente utilizando datos de SMOS y contribuyendo a la mejora de la misión a través de su validación.

Equipo laureado

Entre los miembros del equipo español de SMOS se encuentran Ignasi Corbella, de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC, Barcelona), quien proporcionó la ecuación matemática que permitió la calibración del instrumento; Manuel Martin-Neira (ESA), Ingeniero de operaciones de carga útil de SMOS, fue laureado en 2010 con el Premio Rey Jaime I en Nuevas Tecnologías y el Premio Salva i Campillo.

Finalmente, Manuel Martín Neira; Yann Kerr (CESBIO, Francia), Investigador Principal de SMOS; y Jordi Font (ICM-CSIC, Barcelona), Coinvestigador Principal del equipo científico de salinidad de los océanos de SMOS, obtuvieron en 2011, por su liderazgo en el desarrollo de MIRAS (el primer radiómetro de microondas con síntesis de apertura en el espacio) el prestigioso Certificado de Reconocimiento entregado por la IEEE Geoscience and Remote Sensing Society.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.