SMOS, la misión de la ESA para el estudio del agua

27 octubre 2005

La misión SMOS de la ESA ha sido diseñada para observar la humedad del suelo y la salinidad de los océanos (Soil Moisture and Ocean Salinity, SMOS). Los datos sobre la humedad del suelo son fundamentales para los estudios hidrológicos, mientras que las mediciones de la salinidad de los océanos permitirán comprender mejor los patrones de la circulación oceánica.

SMOS, cuyo lanzamiento está previsto para el próximo 2 de Noviembre, será la segunda misión Earth Explorer de oportunidad desarrollada dentro del programa Living Planet de la ESA. Los datos adquiridos con esta misión permitirán comprender mejor el ciclo del agua de la Tierra, a la vez que demostrarán el uso de un nuevo tipo de radiómetro en el espacio. Los datos generados gracias a la misión SMOS permitirán predecir mejor el tiempo y las catástrofes meteorológicas, y contribuirán a la predicción del clima estacional. Como objetivo secundario, SMOS también realizará observaciones de las regiones cubiertas por nieve y hielo, contribuyendo a los estudios sobre la criosfera.

Un aspecto importante de esta misión es que demostrará una nueva técnica de medición para observar la Tierra desde el espacio. SMOS llevará un instrumento completamente innovador que es capaz de observar tanto la humedad del suelo como la salinidad de los océanos capturando imágenes de la radiación en microondas emitida entorno a la frecuencia de 1.4 GHz (banda-L). SMOS llevará el primer radiómetro interferométrico 2-D que jamás haya estado en el espacio, en una órbita polar.

Tierra seca

Aunque la humedad del suelo suponga tan sólo un pequeño porcentaje de la cantidad total de agua en el planeta, juega un papel muy importante en el ciclo del agua. Las mediciones in-situ de la humedad del suelo son escasas y, si queremos comprender mejor el ciclo del agua para poder mejorar los modelos de predicción del clima, del tiempo y de las catástrofes meteorológicas, se necesitan con urgencia más datos.

Aguas cálidas y saladas en los trópicos

Lo mismo sucede con la salinidad de los océanos. Hay pocos datos históricos, y tan sólo se toman muestras de forma regular en una pequeña fracción del océano. La salinidad y la temperatura determinan la densidad del agua de mar, y la densidad es un factor fundamental para explicar las corrientes en los océanos. La circulación oceánica juega un papel vital en la regulación del clima, como por ejemplo, al transportar calor desde el Ecuador hacia los polos. La salinidad de los océanos es una variable clave para monitorizar y modelar la circulación oceánica.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.