Black hole eats a super-Jupiter
Black hole eats a super-Jupiter

Un agujero negro se despierta para tomar un aperitivo

3 abril 2013

Los astrónomos han sido testigos del despertar de un agujero negro, tras décadas de inactividad. El agujero negro ha devorado un objeto de baja masa -una enana marrón o un planeta gigante- que se le acercó demasiado. Un fenómeno similar ocurrirá pronto con el agujero negro situado en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, que engullirá una nube de gas.

El telescopio espacial de la ESA Integral fue el primero en alertar del despertar del agujero negro en la galaxia NGC4845, a 47 millones de años luz de distancia. Los telescopios XMM-Newton, de la ESA; Swift, de la NASA; y el detector de rayos X japonés MAXI, a bordo de la Estación Espacial Internacional, también han observado el fenómeno. 

Los astrónomos estaban observando otra galaxia con Integral, cuando detectaron un destello muy brillante en rayos X procedente de otra región en el mismo campo de visión. XMM-Newton confirmó que la fuente era NGC4845, una galaxia que nunca había sido detectada en altas energías. 

Junto con Swift y MAXI la emisión fue observada a lo largo de todo el año 2011, desde su máximo en enero, cuando el brillo de la galaxia se multiplicó por mil, hasta su desvanecimiento. 

“La observación fue completamente inesperada, procedente de una galaxia que ha permanecido tranquila durante al menos 20 o 30 años”, dice Marek Nikolajuk de la Universidad de Bialystok, Polonia, y autor principal del artículo en Astronomy & Astrophysics. 

Analizando las características del destello los astrónomos pudieron determinar que la emisión procedía del halo de material en torno al agujero central de la galaxia. Este objeto destrozaba y se alimentaba de otro de una masa entre 14 y 30 veces la de Júpiter, un rango que se corresponde con el de las enanas marrones –objetos subestelares que carecen de la masa suficiente como para iniciar la fusión del hidrógeno en sus núcleos, como hacen las estrellas-. 

Sin embargo los autores advierten que este objeto podría tener una masa incluso menor, de apenas unas cuantas veces superior a la de Júpiter, lo que lo situaría en el rango de los planetas gigantes. 

Estudios recientes han sugerido que los objetos de masa planetaria de este tipo, que se encuentran flotando libremente en el espacio tras haber sido expulsados de sus sistemas solares originales por interacciones gravitatorias, podrían ser muy comunes en muchas galaxias. 

Se estima que el agujero negro en el centro de NGC 4845 tiene una masa 300.000 veces superior a la de nuestro Sol. Y le gusta jugar con su comida: la forma en que la emisión aumentó y decayó revela que hay un retraso de entre dos y tres meses entre la descomposición del objeto y el calentamiento de los residuos en el entorno del agujero negro. 

“Es la primera vez que vemos cómo un objeto subestelar se deshace por la atracción de un agujero negro”, añade el coautor Roland Walter, del Observatorio de Ginebra, Suiza. 

Estimamos que el agujero negro ha devorado sólo las capas externas del objeto -alrededor del 10% de su masa total-, y que el núcleo, más denso, está aún en órbita del agujero negro”. 

Este fenómeno en NGC 4845 puede ser visto como el anticipo de un acontecimiento similar que se cree que tendrá lugar muy pronto, quizás este mismo año, en el agujero negro supermasivo presente en el centro de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. 

El menú no se compndrá en esta ocasión de enanas marrones o planetas, sino de una nube compacta de masa apenas unas cuantas veces la de la Tierra, cuya órbita se aproxima cada vez más al agujero negro. Los astrónomos creen que su destino se cumplirá pronto. 

Este acontecimiento, y el del objeto detectado mientras era devorado por el agujero negro en NGC 4845, proporciona a los astrónomos información sobre lo que ocurre con las diferentes clases de objetos cuando se tropiezan con agujeros negros de tamaños diversos. 

“Creemos que podríamos detectar fenómenos de este tipo cada pocos años en las galaxias que nos rodean. Si los localizamos, Integral y otros telescopios espaciales de altas energías podrán observarlos, tal y como han hecho con NGC 4845”, dice Christoph Winkler, Jefe Científico de Integral, de la ESA.

Notes for Editors

“Tidal disruption of a super-Jupiter in NGC 4845”. Autores: M. Nikolajuk y R. Walter. Astronomy & Astrophysics, Abril 2013. 

Para más información, contactar con:

Markus Bauer 


ESA Science and Robotic Exploration Communication Officer



Tel: +31 71 565 6799




Mob: +31 61 594 3 954


Email: markus.bauer@esa.int




Marek Nikolajuk
University of Bialystok, Poland
Email: mrk@alpha.uwb.edu.pl

Roland Walter
University of Geneva, Switzerland
Email: Roland.Walter@unige.ch

Christoph Winkler
ESA Integral Project Scientist


Email: cwinkler@rssd.esa.int


Copyright 2000 - 2015 © European Space Agency. All rights reserved.