Una planta que genera alimentos a partir de residuos para futuros exploradores espaciales

Inauguración de la Planta piloto MELiSSA, en Barcelona, España
5 junio 2009

Una planta piloto inaugurada ayer en Barcelona está probando tecnologías para sistemas de soporte vital regenerativo, que podrían, en el futuro, reciclar desechos y cubrir las necesidades básicas de comida, agua y oxígeno de los humanos instalados en la superficie de la Luna o de Marte.

MELiSSA, acrónimo de ‘Micro-Ecological Life Support System Alternative’ – Alternativa de Sistema de Soporte Vital Micro Ecológico-, es un ecosistema artificial diseñado para obtener comida, agua y oxígeno a partir de residuos –heces y orina-, dióxido de carbono y minerales. Su objetivo es desarrollar tecnología para un futuro sistema de soporte vital regenerativo para misiones de exploración tripuladas de larga duración, por ejemplo a una base lunar o a Marte.

View inside MELiSSA pilot plant in Barcelona
Vista interior de la planta piloto MELiSSA, en la Universidad Autónoma de Barcelona

La segunda generación de la planta piloto MELiSSA se encuentra en la Escuela de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). El proyecto MELiSSA está financiado parcialmente por la ESA, a través de los directorados de Vuelos Tripulados y de Gestión Técnica y de Calidad. La instalación fue inaugurada ayer por la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia; el Director General de la ESA, Jean-Jacques Dordain; y la rectora de la UAB, Ana Ripoll.

"La planta MELiSSA es una instalación de vanguardia a escala mundial, que combina la experiencia de muchos países europeos y de Canadá”, dijo Dordain. “La validación de los procesos de soporte vital de MELiSSA, de alta capacidad de regeneración, es un paso obligatorio de cara a las misiones de exploración tripuladas de larga duración”.

Inauguration MELiSSA pilot plant
Inauguración de la planta piloto MELiSSA, en la Universidad Autónoma de Barcelona.

La planta piloto de la UAB demuestra las tecnologías asociadas experimentando con una ‘tripulación’ de 40 ratas –su consumo de oxígeno, en total, equivale al de un humano-. Este experimento se prolongará durante más de dos años, un periodo de tiempo que se considera comparable al de una misión de exploración humana. Se mantendrá a las ratas bajo estrecho control veterinario a lo largo de todo el experimento.

MELiSSA va más allá que otros sistemas de reciclado usados en la estación Mir –ya destruida- o en la Estación Espacial Internacional, donde se purifica el agua y se reciclan la orina y el dióxido de carbono exhalado pero no se aspira a reciclar los residuos orgánicos para producir alimento.

La instalación se basa en el principio de un ecosistema acuático, y consiste en cinco compartimentos interconectados. En tres de ellos los desechos son progresivamente desmenuzados por procesos de fermentación. En el cuarto compartimento se cultivan plantas y algas, para producir comida, oxígeno y agua. En la quinta estancia es donde vive la tripulación: es decir, en este experimento, las ratas, y los astronautas en una misión real.

View inside MELiSSA pilot plant in Barcelona
Vista interior de la planta piloto MELiSSA, en la Universidad Autónoma de Barcelona

"Alabo los progresos logrados en la demostración de las tecnologías en que se basa el proyecto MELiSSA. Se trata de un elemento clave en nuestra estrategia de vuelos tripulados y exploración. Ahora debemos proseguir con un plan de uso más exigente, que tenga en cuenta las necesidades reales de las misiones con humanos, en escenarios diferentes”, declaró Simonetta Di Pippo, directora de Vuelos Tripulados de la ESA. “Este Directorado liderará este importante proyecto que demuestra además la exitosa asociación de la ESA con autoridades nacionales y locales. Estamos colocando una pieza más del rompecabezas para convertir a Europa en un socio aún más valioso en las futuras empresas de exploración y vuelos tripulados”.

Spanish Minister Garmendia visits the MELiSSA pilot plant
La ministra española Garmendia visita la planta piloto MELiSSA durante su inauguración, el pasado 4 de Junio

La primera generación de la planta piloto MELiSSA, que empezó a funcionar en Noviembre de 1995, fue ensamblada poco a poco con componentes desarrollados en toda Europa. Los logros preliminares de la primera planta piloto llevaron a la decisión, en 2005, de mejorar la instalación.

La segunda generación de la planta MELiSSA fue construida en 2006-2007. La instalación irá incorporando poco a poco compartimentos nuevos. Estas nuevas fases del experimento serán primero probadas independientemente, caracterizadas y optimizadas durante los próximos entre 18 y 24 meses. Luego irán siendo interconectados, para empezar una demostración de MELiSSA a tamaño real en 2014.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.