XMM-Newton celebra una década de descubrimientos

XMM-Newton
9 diciembre 2009

El observatorio de rayos-X de la ESA, XMM-Newton, celebra mañana su 10° aniversario. Durante esta década de operaciones, este extraordinario observatorio orbital ha proporcionado nuevos datos en cada ámbito de la astronomía. Desde nuestro transfondo cósmico hasta los límites más lejanos del Universo, XMM-Newton ha cambiado nuestra forma de ver el Espacio.

El 10 de Diciembre de 1999, un Ariane 5 despegaba desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou, Guayana Francesa, transportando un satélite de 10 m de longitud, XMM-Newton. Fueron necesarios ocho días de maniobras para alcanzar la órbita terrestre necesaria para sus operaciones, una trayectoria de alta excentricidad que se extiende hasta un tercio de la distancia a la Luna. Pocos días más tarde, los tres módulos de espejos cubiertos de oro de XMM-Newton empezaron a focalizar rayos-X sobre sus cinco instrumentos. Una cámara de monitorización óptica permite a los astrónomos apuntar el telescopio a sus objetivos. Lo que comenzó como una pequeña fuente de nuevos datos pronto se convirtió en una auténtica avalancha, con la publicación de más de 2200 artículos de investigación basados en las observaciones realizadas por XMM-Newton.

Messier 82
Messier 82

“10 años es mucho tiempo para una misión espacial; hemos hecho grandes avances en todos los ámbitos de la astronomía”, comenta Norbert Schartel, Científico de Proyecto de la ESA para esta misión.

Los rayos-X se generan en el Espacio en las condiciones más extremas, con frecuencia como resultado de trágicos sucesos. Pueden ser generados en los intensos campos gravitatorios y magnéticos que rodean a ciertos objetos celestes, como las estrellas de neutrones o los agujeros negros, o cuando nubes de gas gigantes colisionan con cúmulos de galaxias.

Supermassive black hole
Agujero negro supermasivo

XMM-Newton ha destacado en el estudio de los agujeros negros o, para ser más precisos, en el estudio de su entorno. Al identificar los rayos-X emitidos por los átomos de hierro, demostró cómo los agujeros negros retuercen el tejido espacio-temporal alrededor de sí mismos. También ha revelado cómo crecen los agujeros negros supermasivos y cómo condicionan la evolución de las galaxias más masivas del Universo, y ha seguido el desarrollo de las estructuras más grandes del Espacio: los cúmulos de galaxias. También ha rastreado la producción y la dispersión de los elementos químicos pesados en las explosiones de estrellas, y ha detectado una intensa actividad magnética en estrellas jóvenes similares a nuestro Sol.

Imagen en rayos-X de Marte

Más cerca de casa, XMM-Newton ha descubierto que Marte tiene una atmósfera bastante más espesa de lo que inicialmente se pensaba. La tenue capa exterior del Planeta Rojo, conocida como su exosfera, se extiende hasta seis veces el radio de Marte. También descubrió que los cometas de hielo procedentes del Sistema Solar exterior emiten rayos-X. Quizás uno de los resultados más extraordinarios fue que XMM-Newton localizó una zona caliente en una estrella de neutrones, a una distancia de 552 años-luz. Esta zona tenía simplemente 60 m de diámetro, ínfima para ser detectada con tanta claridad desde la órbita terrestre. El satélite realizó descubrimientos similares en otras dos estrellas de neutrones.

The Orion nebula with its hot gas bubble
La nebulosa de Orión

XMM-Newton ha jugado un papel importante en el estudio de la materia oscura, una sustancia hipotética que se supone cinco veces más abundante que la materia normal. Se creía que la variedad favorita de materia oscura emitiría rayos-X o rayos gamma al decaer una partícula, por lo que XMM-Newton estuvo buscando estas ‘líneas de decaimiento’ en cúmulos de galaxias pero no encontró nada, lo que ayudó a los teóricos a restringir sus hipótesis.

Hoy en día, XMM-Newton permanece en la vanguardia de la astronomía, proporcionando datos a más de 2000 astrónomos de todo el mundo, que generan unos 300 artículos técnicos referenciados cada año. Cada segundo de tiempo de observación sigue estando altamente disputado, recibiéndose peticiones que exceden siete veces el tiempo disponible de observación cada vez que el equipo del proyecto solicita nuevas propuestas de observación.

En cuanto al futuro, todavía hay mucho Universo que estudiar. Su antecesor, el telescopio Rosat, catalogó 125 000 fuentes de rayos-X, mientas que XMM-Newton tan sólo ha estudiado 4300 de ellas. Incluso tras una década en el Espacio, el satélite permanece en perfectas condiciones. “Desde el punto de vista tecnológico, no hay nada que no nos permita continuar una década más”, concluye Schartel.

Para más información:

Norbert Schartel, ESA XMM-Newton Project Scientist

Email: Norbert.Schartel @ esa.int

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.