XMM-Newton consigue medir la velocidad de rotación de un extraño cuerpo celeste

SGR 1627-41
SGR 1627-41
14 enero 2009

XMM-Newton ha conseguido capturar mientras se desvanecía el brillo de un diminuto objeto celeste, revelando por primera vez su velocidad de giro. Los nuevos datos confirman que este objeto tan particular pertenece a una categoría extremadamente rara de ‘zombis’ estelares – el corazón muerto de una estrella que se niega a morir.

Tan sólo se conocen cinco de estos objetos, llamados Repetidores de Gamma Suave (SGRs, en sus siglas en inglés): cuatro en la Vía Láctea y uno en nuestra galaxia satélite, la Gran Nube de Magallanes. Cada uno tiene entre 10 y 30 Km de ancho, pero contiene aproximadamente dos veces la masa del Sol. Son núcleos colapsados de grandes estrellas que han explotado, lo que comúnmente se conoce como estrellas de neutrones.

Lo que diferencia a los Repetidores de Gamma Suave de otras estrellas de neutrones es que presentan campos magnéticos hasta 1000 veces más fuertes. Esto ha llevado a los astrónomos a bautizarlos como magnetars o magnetoestrellas.

SGR 1627-41 fue descubierto por el Observatorio Compton de Rayos Gamma de la NASA en 1998, cuando cobró vida emitiendo unos cien destellos cortos durante un periodo de seis semanas. Luego se desvaneció, antes de que los telescopios de rayos-X pudiesen medir su velocidad de rotación. Por este motivo, SGR 1627l-41 era la única magnetar de período desconocido.

El pasado verano SGR 1627-71 se encendió de nuevo, pero estaba situada en una región del cielo a la que el telescopio XMM-Newton de la ESA no podría apuntar hasta cuatro meses después. La razón es que XMM-Newton debe mantener sus paneles solares apuntando hacia el Sol para obtener potencia eléctrica. Así, los astrónomos tuvieron que esperar a que la Tierra se desplazase a lo largo de su órbita, llevando a XMM-Newton con ella, hasta permitirle observar este peculiar objeto. Durante este tiempo, SGR 1627-41 comenzó a desvanecerse rápidamente. Cuando finalmente se pudo observar, en Septiembre de 2008, la gran sensibilidad del instrumento EPIC de XMM-Newton permitió que aún fuera posible detectarla.

XMM-Newton
Impresión artística de XMM-Newton

Un equipo de astrónomos realizó las observaciones necesarias y descubrió que rotaba una vez cada 2.6 segundos. “Esto la convierte en la segunda magnetar conocida que más rápido gira”, comenta Sandro Mereghetti, miembro del equipo del INAF/Instituto de Astrofísica Espacial y Física Cósmica de Milán.

Los teóricos aún se preguntan cómo estos objetos pueden tener campos magnéticos tan fuertes. Una idea es que se formaron girando muy rápidamente, a 2-3 milisegundos. Las estrellas de neutrones ordinarias se forman girando al menos diez veces más despacio. La rápida rotación de una magnetar recién nacida, combinada con los patrones de convección en su interior, convierte a este objeto en una dinamo muy eficiente, capaz de crear un potentísimo campo magnético.

Con una tasa de rotación de 2.6 segundos, esta magnetar debe de ser lo suficientemente antigua como para haberse frenado. Otra pista sobre la edad de la magnetar es que aún está rodeada por los restos de una supernova. Durante las mediciones de su tasa derotación XMM-Newton también detectó rayos X que provenían de los restos de una estrella que había explotado, posiblemente la misma que creó la magnetar. “Estos rayos X normalmente se desvanecen hasta hacerse invisibles en unas cuantas decenas de miles de años. El hecho de que aún podamos observar estos significa que probablemente tiene sólo unos pocos miles de años”, añade Mereghetti.

Si esta magnetar se enciende de nuevo el equipo planea volver a medir su tasa de rotación. Cualquier diferencia les permitirá conocer la velocidad a la que se está frenando el objeto. También existe la posibilidad de que SGR 1627-41 emita un destello gigante. En los últimos 30 años se han observado sólo tres eventos de este tipo , cada uno de un SGR diferente, pero ninguno de SGR 1627-41.

Estos súperdestellos pueden suministrar a la Tierra tanta energía como las erupciones solares, a pesar de que están casi a mitad de camino hacia el otro extremo de la Galaxia mientras que el Sol está en nuestro umbral celeste. “Las magnetar son objetos intrigantes; aún tenemos que aprender mucho sobre ellos”, concluye Mereghetti.

Nota a los editores:

'XMM-Newton Discovery of 2.6s pulsations in the Soft Gamma-Ray Repeater SGR 1627-41' por P. Esposito, A. Tiengo, S. Mereghetti, G. Israel, A. DeLuca, D. Götz, N. Rea, R. Turolla, S. Zane, está publicado en The Astrophysical Journal.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.