Ya están disponibles los datos obtenidos por CryoSat

CryoSat detecta grietas en el hielo marino
2 febrero 2011

La comunidad científica ya puede acceder de forma sencilla y gratuita a los datos generados por la misión CryoSat de la ESA. Estos resultados ayudarán a comprender mejor el papel que juega el hielo en la regulación del clima en nuestro planeta.

La publicación de los datos sobre el espesor del hielo en las regiones polares de la Tierra es un importante hito para la misión CryoSat, y pone fin a la espera de la comunidad científica, que ya esperaba estos resultados en el año 2005 cuando se perdió el satélite CryoSat original tras un fallo en el lanzamiento.

El responsable de la misión CryoSat para la ESA, Tommaso Parrinello, anunció la publicación de los resultados durante el taller de validación de los datos de CryoSat que se está celebrando estos días en el centro ESRIN de la ESA en Frascati, Italia. “Estamos muy satisfechos de poder presentar estos datos tan sólo unas semanas después de la entrada en servicio del satélite”, declaró Parrinello.

“A partir de hoy, la comunidad científica internacional podrá acceder de forma sencilla y gratuita a todos los datos generados por CryoSat, que se irán integrando en un archivo que será de crucial importancia para evaluar el impacto del cambio climático sobre el volumen de hielo en nuestro planeta”.

ESA's ice mission
La misión de la ESA para el estudio del hielo

Gracias a las observaciones de otros satélites, los científicos ya sabían que la extensión de la banquisa ártica está disminuyendo, pero CryoSat completará sus estudios aportando datos sobre el espesor del hielo y su variación temporal. CryoSat es capaz de medir con gran precisión el espesor tanto del hielo marino como el de las grandes capas que cubren Groenlandia y la Antártida.

Al combinar los mapas de la extensión del hielo con las medidas de su espesor, se podrá calcular la variación del volumen de hielo en la Tierra.

Tanto el satélite CryoSat-2, lanzado en abril del año pasado, como el centro de procesado de datos han demostrado estar funcionando a pleno rendimiento.

La órbita de CryoSat alcanza los 88° de latitud

El profesor Duncan Wingham del University College de Londres afirma que “es maravilloso ver cómo los datos ya están disponibles para la comunidad científica. El que hayan sido publicados tan poco tiempo después del lanzamiento es una buena muestra del excelente trabajo realizado por el equipo de la ESA”.

“La misión está generando datos con una precisión asombrosa; ahora es el momento de ver cómo se traducen en resultados científicos”.

CryoSat está equipado con un sofisticado altímetro radar capaz de medir el espesor del hielo marino con una precisión de unos pocos centímetros y de detectar cambios en las grandes capas de hielo que cubren Groenlandia y la Antártida, especialmente cerca de los bordes donde se desprenden los icebergs.

Es precisamente su capacidad para detectar ínfimos cambios en estos dos tipos tan diferentes de hielo lo que hace de CryoSat una misión única. Por otra parte, la gran inclinación de su órbita le permite acercarse a los polos mucho más que cualquier otra misión.

CryoSat measures the freeboard of floating sea ice.
Principio de medición de la altura del hielo marino

Un aspecto fundamental para medir con precisión el espesor del hielo marino es la capacidad para diferenciar los ecos radar producidos por los estrechos canales de agua o ‘polinias’ que surcan la banquisa.

La imagen superior muestra una superposición de los datos obtenidos con CryoSat sobre una imagen radar tomada por el satélite Envisat de la ESA, donde se pueden apreciar los ecos radar de las polinias en el hielo marino.

Ocean dynamic topography from CryoSat
Topografía dinámica del océano obtenida con CryoSat

Los primeros resultados de la misión también han demostrado que los datos de CryoSat pueden ayudar a comprender mejor cómo varía la circulación oceánica en el Ártico a medida que se retrae el hielo.

Gracias a la gran inclinación de la órbita de CryoSat, que le lleva sobre latitudes de hasta 88°, se han podido completar grandes vacíos en los mapas de la ‘topografía dinámica del océano’, que representan el nivel del mar sobre el geoide – la superficie media teórica de un océano global, en ausencia de oleaje, mareas o corrientes.

Copyright 2000 - 2015 © European Space Agency. All rights reserved.