"Aún falta tiempo para que los astronautas se autoabastezcan con semillas generadas en el espacio"

Medina and colleagues
Francisco Javier Medina y sus colegas
23 octubre 2003

Entrevista con Francisco Javier Medina, experto en biología celular de plantas del Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), en Madrid, y investigador principal de 'ROOT'.

Llegará el día en que los astronautas puedan cultivar su propio huerto en el espacio: no dependerán tanto de los suministros desde la Tierra y se abrirá la puerta a viajes de tal vez años de duración. Pero antes hay que entender muy bien cómo afecta a las plantas la falta de gravedad. Es lo que quiere averiguar Francisco Javier Medina, de 51 años. Su experimento en la Misión Cervantes se llama ROOT y es el primero que envía al espacio; cabe en dos cajitas de menos de un centímetro de lado, pero lo que contienen vale la pena.

¿Qué se sabe hoy sobre el crecimiento de las plantas en el espacio?
Respuesta: El fenómeno más estudiado son los 'gravitropismos', es decir, la influencia de la gravedad en la dirección de crecimiento. En el espacio las raíces tienden a crecer de forma errática, en vez de hacia abajo como en la Tierra. Está claro que esto se debe a la falta de gravedad, pero no sabemos cómo esta condición puede alterar la expresión de los genes que controlan el crecimiento y la división de las células de las raíces.

¿Hay evidencias de que podría verse afectada la expresión de los genes?
R: Hay un trabajo muy bonito y sencillo en Tierra: se pone a germinar unas semillas en una placa de petri [un platito de laboratorio] y al cabo de un tiempo les das la vuelta, las pones 'boca abajo'. Cuando se analizan los genes se observa que cientos de ellos se expresan en las plantas que han sido giradas y en las otras no, y viceversa.

¿Tendrán sus resultados aplicación para los llamados 'sistemas de soporte vital', que buscan el autoabastecimiento de plantas y animales, hombres incluidos, fuera de nuestro planeta?
R: Ambos tipos de trabajo deberán converger, pero aún es pronto. Nosotros apenas empezamos a estudiar los procesos celulares, mientras que ellos están más interesados en lograr biomasa, en cómo favorecer el crecimiento y en crear sistemas cerrados donde lo que produce una especie pueda ser aprovechada por otra. Tanto su trabajo como el nuestro son a largo plazo.

Double sealed experiment bag for the ROOT experiment
ROOT experimento

¿Cuándo cree que los tripulantes de la ISS podrán comer de su propio huerto?
R: No mucho, si cultivan semillas que les suministren desde Tierra; es relativamente sencillo aprender qué fertilizantes usar, y una serie de técnicas. Ahora bien, aún falta tiempo para que los astronautas se autoabastezcan a base de las semillas que las propias plantas hayan generado en el espacio.

Pero, ¿seguro que no habría peligro en comer una planta cuyos genes no se expresan de forma normal, o al menos no como en la Tierra?
R: Pues es lo que hay que estudiar. En principio, sorprendentemente, parece que aunque estén alteradas determinadas actividades celulares importantes para el desarrollo del embrión al final el organismo acaba siendo normal. Y esto se ha visto tanto en plantas como en animales.

¿Qué tal su primera experiencia con el espacio?
R: ¡Esto es muy complicado! Cosas muy sencillas, que en Tierra ni te planteas o das por hecho, aquí son un obstáculo.

¿Por ejemplo? Explique su experimento, ROOT.
R: En nuestro experimento debemos hacer germinar semillas en el espacio. Para ello metemos las semillas, unas 120 en todo el experimento, en papel de filtro, y junto al papel hay 10 ampollas que contienen el medio de cultivo; todo ello va en un contenedor conectado a un motorcito, de forma que cuando el astronauta activa el motor éste rompe las ampollas y las semillas quedan en contacto con el medio de cultivo para que germinen. Pues bien, todo debe ser construido de tal forma que cuando las ampollas se rompan el medio de cultivo no se quede dentro de la ampolla. Obviamente en Tierra daríamos la vuelta a la ampolla, pero en el espacio no se puede. Y otro ejemplo es el tratamiento de sustancias potencialmente tóxicas. Además de las ampollas con medio de cultivo tenemos ampollas con una sustancia que debe fijar las raíces una vez germinadas, esto es, detenerlas en su crecimiento para permitir su análisis posterior al microscopio. Pues este fijador es tóxico, así que todo debe ir en contenedores herméticos para que en ningún momento se pueda ver afectada la seguridad del astronauta.

¿Para cuándo los resultados?
R: Aún tendremos unos seis meses de trabajo en el laboratorio, en Tierra, despuús de que nos llegue el material de vuelta de la ISS.

¿Nervioso?
R: ¡Ilusionado!

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.