Te presentamos a Pedro Duque

Pedro Duque

Primeros contactos con misiones espaciales
Pedro Duque acabó ingeniería aeronáutica (Escuela de Aeronáuticos (ETSIA) de la Universidad Politécnica de Madrid) en 1986, con 23 años y matrícula de honor. Durante la carrera, Duque colaboró en el Laboratorio de Mecánica de Vuelo en un proyecto en torno a un simulador, contratado con la ESA.

Cómo se hizo astronauta
En 1992, cuando trabajaba para la empresa española GMV (Grupo Mecánica del Vuelo), la ESA lo seleccionó como astronauta. Pedro se había presentado a las pruebas tras ver un anuncio en el periódico solicitando candidatos para formar parte del recién creado cuerpo europeo de astronautas.

Varias veces a punto
Pedro fue reserva en la misión EuroMir de Rusia y Europa en octubre de 1994. Se entrenó durante año y medio en la Ciudad de las Estrellas (Moscú) pero no llegó a volar. También en 1996 fue astronauta europeo reserva, especialista de carga útil, en una misión del transbordador Columbia de la NASA. En ambas misiones su trabajo consistió finalmente en ejercer de enlace entre los científicos en tierra y los astronautas.

Pedro Duque and Scott F. Parazynski
Pedro Duque y Scott F. Parazynski

¡Por fin! El Discovery
Octubre es el mes de Pedro Duque. El 29 octubre de 1998 despegó de Cabo Cañaveral a bordo del transbordador Discovery (misión STS-95), junto con el veterano John Glenn, de 77 años, y otros cinco compañeros: Curtis Brown, Steven Lindsey, Scott Parazynski, Stephen Robinson y Chiaki Mukai. Casi ocho millones de españoles vieron en directo su 'bautizo espacial'.

La misión duró nueve días. Pedro fue responsable de los 29 experimentos europeos de los más de 80 que llevó a cabo la tripulación - relacionados desde con el estudio del envejecimiento humano al crecimiento de plantas en el espacio. Entre los experimentos europeos había cuatro españoles, sobre el crecimiento en ausencia de gravedad de cristales de proteínas y de materiales. Los resultados de estos experimentos fueron muy satisfactorios. Por ejemplo los investigadores españoles obtuvieron cristales de gran calidad, empleando nuevas técnicas que en última instancia podrían servir, entre otras cosas, para el diseño de nuevas moléculas de interés farmacológico.

Pedro Duque
Entrenamiento en la Ciudad de las Estrellas

El espacio más personal
En su equipaje personal para el Discovery, Pedro se llevó un chorizo de León y unos quesos manchegos y de Mahón; un anillo; detalles para regalar después; y algunos muñecos de sus hijos.

Durante la misión, en varias ocasiones la música de abordo fue puesta por los controladores en Houston en honor de Pedro. Por ejemplo sonó Cachito, de Nat King Cole, escogida por la esposa de Pedro porque hace referencia a la paternidad - el hijo más pequeño de los Duque tenía entonces cinco semanas.

A su vuelta Pedro explicó lo apretado de su 'día' en el Discovery, especialmente teniendo en cuenta que muchas tareas en apariencia simples se vuelven a veces complicadas por la falta de gravedad. Por ejemplo comer podía resultar difícil -dijo Pedro, dado el riesgo de que una simple gota saliera volando y manchara algo importante. A pesar de ello, no falto tiempo en el Discovery para que sus tripulantes degustaran una cena 'boca abajo'.

Pedro también habló de las sensaciones de "estómago lleno" y dolor de cabeza que tuvo al principio, pero que al final del primer día ya se le habían pasado. No dejó de hacer ejercicio ni un solo día para evitar la pérdida de masa muscular y la descalcificación ósea que suele afectar a los astronautas. También explicó lo peligrosa que puede ser la radiación para los astronautas, que no cuentan con la protección de la atmósfera terrestre.

Estos son algunos extractos de sus impresiones:

  • El primero de sus amaneceres a bordo: "Me di cuenta de que estábamos muy lejos, y me admiró el color de la Tierra, rojo y amarillo, y la atmósfera, gris, que se funde con el color del espacio".
  • Entre lo más gratificante de su profesión está "el contacto con los científicos y la vanguardia tecnológica; nuestro trabajo consiste en escuchar sus lecciones y luego ser su ayudante de laboratorio en los experimentos durante el vuelo".

Libros y sueños
Entre las novelas que más ha disfrutado a lo largo de su vida están: Cita con Rama, de Arthur Clarke, y Moby Dick. La obra 'Cosmos' de Carl Sagan, incluyendo la serie de televisión del mismo nombre, influyeron en su amor por el espacio. ¿Sus sueños? "Ir a Marte" es una de sus respuestas habituales.

Last update: 3 octubre 2003

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.