ESA title
Play
$video.data_map.short_description.content
Agency

Más cerca que nunca: primeras imágenes del Sol tomadas por Solar Orbiter

17/07/2020 409 views 5 likes
ESA / Space in Member States / Spain

Las primeras imágenes del Sol capturadas por la sonda Solar Orbiter de la ESA ya superan las expectativas y revelan fenómenos nuevos e interesantes que tienen lugar en nuestra estrella. 

Esta animación combina vistas capturadas con varios instrumentos de detección remota a bordo de Solar Orbiter entre el 30 de mayo y el 21 de junio de 2020, cuando la nave se encontraba a mitad de camino entre la Tierra y el Sol, más cerca del astro de lo que ningún otro telescopio solar había llegado jamás. 

Las imágenes en rojo y amarillo se tomaron con la Cámara de Imagen del Ultravioleta Extremo (EUI) en esa región del espectro electromagnético, a longitudes de onda de 30 y 17 nanometros, respectivamente.

Las vistas de cerca de EUI muestran la alta atmósfera del Sol, o corona, con una temperatura de alrededor de un millón de grados. Gracias a la capacidad de ver formaciones en la corona solar de tan solo 400 km de diámetro, desvelan una multitud de pequeños bucles coronales, brillantes erupciones puntuales y oscuros filamentos. Un fenómeno omnipresente en la superficie solar y que estas imágenes han descubierto son las llamadas “hogueras”. Se trata de un sinfín de erupciones de tamaño minúsculo que podrían ser en parte responsables de las altas temperaturas que experimenta la corona y el origen del viento solar.

Tras las imágenes de EUI aparecen tres vistas basadas en datos de la Cámara de Imagen Polarimétrica y Heliosísmica (PHI). La vista azul y roja es un “tacograma” del Sol, que muestra la velocidad de la línea de visión de la estrella, con la parte azul girando hacia nosotros y la parte roja alejándose. La siguiente vista es un magnetograma: un mapa de las propiedades magnéticas de la estrella, que muestra una gran región magnéticamente activa en el cuadrante inferior derecho del Sol. La vista en amarillo y naranja es una imagen en luz visible, y representa lo que veríamos a simple vista; en ella no hay manchas solares porque en estos momentos el Sol tiene unos niveles de actividad magnética bajos. 

A una escala superior, el coronógrafo METIS bloquea la deslumbrante luz de la superficie solar, permitiendo ver la corona, que es más tenue. Por primera vez, METIS observa al mismo tiempo la corona en luz visible (verde) y ultravioleta (rojo) con una cobertura temporal y una resolución espacial sin precedentes. Estas imágenes revelan las dos brillantes serpentinas del ecuador y las regiones polares más débiles, características de la corona solar en épocas de mínima actividad magnética. 

A escalas aún mayores, la Cámara de Imagen Heliosférica (SoloHI) fotografía el viento solar, la corriente de partículas cargadas que el Sol libera constantemente al espacio exterior, capturando la luz dispersada por los electrones en el viento. La imagen de la primera luz de SoloHI aparece al final, en forma de mosaico de cuatro imágenes independientes, tomadas por los cuatro detectores del instrumento. En la vista, el Sol se halla a la derecha del encuadre y su luz ha sido bloqueada por una serie de deflectores, el último de los cuales aparece en el campo de visión a la derecha, iluminado por el reflejo de los paneles solares. La elipse parcial de la derecha es la luz zodiacal, creada por la luz solar al reflejar las partículas de polvo que orbitan el Sol. La señal del flujo de viento solar es débil en comparación con la luz zodiacal, mucho más brillante, pero el equipo de SoloHI ha desarrollado técnicas para visualizarla. El planeta Mercurio también se vislumbra en forma de puntito brillante cerca del borde inferior de la imagen superior izquierda. 

Solar Orbiter es una misión espacial de colaboración internacional entre la ESA y la NASA. 

Related Links