Mars Express
Agency

Todos para uno…

17/06/2016 735 views 12 likes
ESA / Space in Member States / Spain

La primera misión en Marte de la ESA, Mars Express, ofrecerá una inestimable ayuda a la segunda misión cuando llegue al Planeta Rojo en octubre.

En marzo, Roscosmos y la ESA lanzaron el Satélite para el estudio de Gases Traza (TGO) y el módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje Schiaparelli, que llegarán a Marte el 19 de octubre.

Una vez en órbita, el TGO comenzará su misión: analizar los gases raros en la atmósfera del planeta, y especialmente el metano, que en la Tierra indica procesos geológicos o biológicos en activo. 

Entretanto, Schiaparelli se encargará de demostrar la tecnología necesaria para realizar un aterrizaje controlado.

Pero primero tienen que llegar a Marte, y ahí es donde Mars Express, que ya tiene 13 años, tendrá que echar una mano. O, más bien, un oído.

Separación, entrada, descenso y aterrizaje

Secuencia de descenso del módulo Schiaparelli de ExoMars 2016
Secuencia de descenso del módulo Schiaparelli de ExoMars 2016

El 16 de octubre, Schiaparelli se separará del TGO y, tres días después, efectuará el procedimiento de descenso y aterrizaje, al mismo tiempo que el satélite entrará en órbita. 

El día del aterrizaje, Mars Express, que lleva proporcionando datos científicos de gran calidad desde 2003, grabará las señales de Schiaparelli que permitirán al control de la misión confirmar su correcto aterrizaje y, a continuación, reconstruir la trayectoria de su descenso. 

“Para ello se empleará el sistema de comunicaciones Melacom de Mars Express, desarrollado originalmente para la comunicación con la sonda Beagle 2 y los vehículos de la NASA —explica James Godfrey, responsable adjunto de operaciones de la nave Mars Express—. Esto permitirá a Mars Express detectar y registrar los eventos clave del descenso de Schiaparelli, como su entrada en la atmósfera, el despliegue del paracaídas, el desprendimiento del escudo térmico, el contacto y el comienzo de sus operaciones en superficie”. 

La órbita de Mars Express ya se ajustó en febrero, por lo que se encontrará en la parte adecuada del cielo marciano para ‘escuchar’ las señales transmitidas directamente desde Schiaparelli durante su descenso.

Una coordinación perfecta para el aterrizaje en Marte

Play
$video.data_map.short_description.content
Llegada de ExoMars 2016 a Marte
Access the video

El 19 de octubre, unos 80 minutos antes del aterrizaje, Schiaparelli despertará y, a los pocos minutos, comenzará a transmitir una señal baliza. 

Mars Express ya habrá orientado la pequeña antena de Melacom al punto por encima del planeta por donde aparecerá Schiaparelli y comenzará a registrar la señal baliza, rotando continuamente para seguir la trayectoria de descenso del módulo. 

“La grabación se prolongará durante la fase de contacto y los primeros quince minutos de operación en superficie, tras lo cual Schiaparelli se desconectará y Mars Express dejará de grabar”, aclara Simon Wood, ingeniero de operaciones de la nave Mars Express. 

Esto permitirá a Mars Express detectar y registrar los eventos clave del descenso de Schiaparelli, como su entrada en la atmósfera, el despliegue del paracaídas, el desprendimiento del escudo térmico, el contacto y el comienzo de sus operaciones en superficie.

“A continuación, Mars Express apuntará su antena principal hacia la Tierra y comenzará a descargar los datos grabados, que contendrán la primera confirmación in-situ de la llegada y el aterrizaje de Schiaparelli en Marte”. 

El software del sistema de comunicaciones Melacom de Mars Express fue actualizado recientemente para que resulte compatible con el transmisor del módulo Schiaparelli. El 15 de junio, Melacom se probará durante un pase del vehículo explorador Curiosity de la NASA, que transmitirá una señal similar a la de Schiaparelli.

La unión hace la fuerza

Pero en el momento clave, Mars Express no será el único que ‘escuchará’ el descenso de Schiaparelli.

Mars Reconnaissance Orbiter
Mars Reconnaissance Orbiter

En Marte, la misión Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA monitorizará las señales de Schiaparelli, aunque solo tras su aterrizaje, que es cuando estará dentro de su alcance. 

El TGO también registrará el descenso y el aterrizaje de Schiaparelli, mientras enciende su motor para entrar en órbita, aunque los datos grabados no podrán descargarse hasta unas horas después. 

A lo largo de los siguientes días, Mars Express y las tres sondas de la NASA en Marte funcionarán a modo de relé de datos. Así, sobrevolarán el lugar del aterrizaje de Schiaparelli en Meridiani Planum una o dos veces al día para capturar las señales del módulo de aterrizaje durante los dos a cuatro días de su misión, y los enviarán a la Tierra.

Mars Express también ayudará a la misión de Schiaparelli con medidas de detección remota del lugar del aterrizaje varias semanas antes del acontecimiento.

“El equipo científico de Mars Express está deseando que el satélite TGO llegue a Marte, ya que permitirá combinar las capacidades de ambas misiones para investigar el Planeta Rojo”, confiesa Dmitri Titov, científico del proyecto Mars Express.

Patrick Martin, responsable de la misión Mars Express de la ESA, añade: “Quizá tenga sentido que la misión más reciente de la ESA a Marte reciba ayuda de la más antigua, que tras 13 años prestará un servicio aún mayor al transmitir información de la llegada de Schiaparelli a la superficie del planeta”.

Related Articles

Related Links

Related Links