Break-up of the Wilkins Ice Shelf

El invierno antártico ya no protege a la placa de hielo Wilkins

20 junio 2008

La placa de hielo Wilkins continúa desintegrándose, tras el desprendimiento de una superficie de unos 160 kilómetros cuadrados entre el 30 y el 31 de Mayo de 2008. El satélite de la ESA Envisat tomó imágenes del suceso, el primer desprendimiento en invierno del que se tiene constancia.

La placa de hielo Wilkins es una vasta superficie de hielo flotante al sur de Sudamérica, en la península Antártica, que conecta las dos islas Charcot y Latady. En Febrero de 2008, una superficie de unos 400 kilómetros cuadrados se desprendió de la placa, reduciendo la unión entre las dos islas a una franja de 6 kilómetros; este último suceso en Mayo ha reducido aún más esta franja hasta tan sólo 2.7 kilómetros.

Esta animación, formada con imágenes tomadas por el Radar de Apertura Sintética Avanzada (ASAR) de Envisat entre el 30 de mayo y el 9 de Junio, destaca el rápido desvanecimiento de esta franja de hielo que evita que miles de kilómetros de hielo continúen desgajándose.

Según el Dr. Matthias Braun, del Centro de Teledetección de la Superficie Terrestre de la Universidad de Bonn, y la Dra. Angelika Humbert, del Instituto Geofísico de la Universidad de Münster, que han estado investigando la dinámica de la placa de hielo Wilkins durante meses, esta desintegración todavía no ha terminado.

“Lo que queda de la placa Wilkins tiene una fractura con forma de arco en su parte más estrecha, lo que hace muy probable que la conexión entre las dos islas se rompa completamente en los próximos días”, comentan Braun y Humbert.

Braun y Humbert monitorizan la placa de hielo a diario a través de las imágenes de Envisat, dentro de su contribución al Año Polar Internacional (IPY) 2007-2008, un gran programa científico a nivel mundial enfocado en el Ártico y la Antártida.

Break-up of the Wilkins Ice Shelf in Antarctica

Las imágenes de ASAR utilizadas para componer estas animaciones fueron tomadas por la ESA como parte de su contribución al IPY. La Agencia está ayudando a los científicos durante el IPY a tomar más datos a través del satélite, especialmente para comprender el estado actual de la distribución y las variaciones de la nieve y el hielo, así como los cambios globales en las placas de hielo.

La ESA también codirige un gran proyecto del IPY – el Año Mundial Ínter-Agencia de Fotografías Polares IPY (GIIPSY, siglas en inglés), en colaboración con el Centro de Investigación Polar Byrd. El objetivo de GIIPSY es sacar el máximo partido a los satélites de observación de la Tierra a la hora de capturar imágenes que servirán como referencia para medir los cambios en el medio ambiente de las regiones polares.

ASAR es muy útil para rastrear los cambios en las placas de hielo, ya que es capaz de ver a través de las nubes y la oscuridad, condiciones frecuentes en las regiones polares.

El seguimiento a largo plazo de la Antártida es importante porque aporta información sobre las tendencias y permite a los científicos realizar predicciones. Las placas de hielo en la península Antártica son importantes indicadores del cambio climático, ya que tanto las corrientes de aire en su superficie como el océano que la rodea se están calentando.

La península Antártica ha experimentado un calentamiento de 2.5°C en los últimos 50 años de , que Braun y Humbert califican de extraordinario En los últimos 20 años, siete placas de hielo a lo largo de la península se han retirado o desintegrado, incluyendo la espectacular ruptura de la placa de hielo Larsen B en 2002, de la que Envisat capturó imágenes a los pocos días de su lanzamiento.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.