ESA title
Parked aircraft
Agency

Aparcados en la pandemia

09/06/2020 549 views 6 likes
ESA / Space in Member States / Spain

El coronavirus ha provocado un parón casi total del sector del turismo y los viajes, mientras que el confinamiento de numerosos países ha afectado significativamente a la industria marítima y de la aviación de todo el mundo. Estas imágenes por satélite, capturadas por la misión Sentinel-2 de Copernicus, muestran aviones aparcados y barcos fondeados durante la pandemia de COVID-19.

La aviación mundial se enfrenta a una batalla por su supervivencia, con la mayoría de los vuelos suspendidos desde marzo debido a las restricciones de desplazamiento impuestas para contener la pandemia por coronavirus. Según la consultora especializada en el mercado de la aviación Cirium, el número de aviones de pasajeros en servicio es el más bajo en 26 años.

Aviones aparcados
Aviones aparcados

Gestionar su estacionamiento a gran escala supone un reto para el sector y las aerolíneas han tenido que buscar espacio en tierra para dejar sus naves. Pistas de rodaje, hangares y hasta las pistas de aterrizaje de grandes aeropuertos de todo el mundo se están transformando en aparcamientos para aviones. Estas imágenes capturadas por la misión Sentinel-2 de Copernicus muestran numerosos aparatos aparcados en pistas, incluso de aeropuertos tan remotos como el de Alice Springs (Australia).

En ocasiones, a estas instalaciones de almacenamiento se las conoce como “cementerios”, ya que es adonde las aerolíneas envían los aparatos retirados. Suelen encuentran en lugares secos y áridos, pues su clima permite la conservación de las aeronaves en perfectas condiciones antes de su vuelta al servicio o su reciclaje.

El aeropuerto Teruel fue construido con dicho fin. De acuerdo con un reciente artículo de Reuters, en estos momentos alberga unas cien aeronaves y el número de aviones que llegan cada semana para permanecer aparcados allí se ha duplicado desde el comienzo de la pandemia.

Otro sector fuertemente afectado ha sido el de los cruceros. Las principales compañías han suspendido sus operaciones para mitigar la propagación de la COVID-19. Navieras de todo el mundo han tenido dificultades para encontrar puertos abiertos en los que atracar, y algunos cruceros se han visto obligados a permanecer fondeados durante mucho tiempo.

La bahía de Manila (Filipinas) se ha transformado en un gigantesco aparcamiento para cruceros. En esta animación se pueden ver una veintena de naves ancladas frente a la costa de la bahía. Las imágenes, capturadas por la misión Sentinel-2 de Copernicus, constituyen una secuencia de los días 22 de abril, 2 de mayo y 22 de mayo de 2020.

Naves fondeadas en la bahía de Manila
Naves fondeadas en la bahía de Manila

Según Reuters, se les ha pedido a los cruceros que permanezcan en el fondeadero de la bahía de Manila con cientos de trabajadores a bordo, esperando autorización para poder volver a casa. Se cree que los famosos cruceros Diamond Princess y Ruby Princess se encuentran entre esta flota.

Para saber más sobre las aplicaciones espaciales y el impacto socioeconómico de la COVID-19, la ESA y la Comisión Europea presentaron recientemente la nueva plataforma de Acción Rápida frente al Coronavirus mediante observación de la Tierra (RACE). Esta plataforma emplea datos satelitales de observación de la Tierra para medir el impacto del confinamiento por el coronavirus en todo el mundo y monitorizar la recuperación posterior.

Aquí se puede consultar más información sobre la plataforma.

Los satélites Sentinel de Copernicus

Los Sentinel de Copernicus son una flota de satélites dedicados propiedad de la Unión Europea, diseñados para suministrar una enorme cantidad de datos e imágenes fundamentales para el programa medioambiental Copernicus de la UE. La Comisión Europea dirige y coordina este programa con el fin de mejorar la gestión del medioambiente y así salvaguardar vidas cada día. La ESA está al cargo del componente espacial y es responsable de desarrollar la familia de satélites Sentinel en nombre de la UE y de garantizar el flujo de datos para los servicios de Copernicus, mientras que las operaciones de los satélites han sido encomendadas a la ESA y a EUMETSAT.

Related Links

Related Links