El laboratorio europeo Columbus deja la Tierra

STS-122 with Columbus
7 febrero 2008

ESA PR 7-2008. El Columbus, avanzado laboratorio científico de la Agencia Espacial Europea (ESA), ya está en órbita camino de la Estación Espacial Internacional (ISS) para su instalación.

El Columbus despegó hoy a las 20:45 CET del Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, a bordo del transbordador Atlantis de la NASA. En este viaje sin retorno a la órbita terrestre, el Columbus está en manos de una tripulación experta de siete astronautas, incluidos dos miembros del Cuerpo Europeo de Astronautas: Léopold Eyharts, de Francia, y Hans Schlegel, de Alemania.

Hans Schlegel during walk out
Hans Schlegel

Hans Schlegel volverá a la Tierra transcurridos los 12 días previstos para la misión del transbordador, mientras que Léopold Eyharts permanecerá en la ISS otros dos meses para supervisar la puesta en marcha del laboratorio Columbus y de sus instrumentos de ensayo y para ejecutar un programa de experimentos.

El transbordador espacial Atlantis se acoplará a la ISS el sábado 9 de febrero a las 18:23 CET. Al día siguiente, el brazo robótico de la estación, denominado Canadarm2, extraerá el módulo Columbus de la bodega de carga del transbordador y lo conectará a la escotilla de estribor del módulo Harmony (Nodo 2). Dos astronautas, entre ellos Hans Schlegel, facilitarán la maniobra desde el exterior.

Léopold Eyharts during walk out
Léopold Eyharts

Cuando el módulo esté firmemente instalado, Léopold Eyharts, que se incorporará a la tripulación residente, asumirá la responsabilidad de ponerlo en funcionamiento. Los experimentos científicos a bordo del Columbus comenzarán pocas horas después.

Mientras el Atlantis esté acoplado a la ISS se han proyectado otros dos paseos espaciales, incluido el segundo de Hans Schlegel con un astronauta de la NASA para montar en el Columbus las cargas útiles externas y las barandillas de sujeción.
Un avanzado laboratorio científico en órbita

Como unidad de investigación con tecnología punta, el Columbus es la piedra angular de la contribución europea a la ISS. Una vez sujeto a la estación orbital, este módulo de 7 metros de longitud y 12,8 toneladas de peso creará un habitáculo presurizado para que los astronautas trabajen con el equipo científico y realicen experimentos en condiciones de ingravidez sobre un amplio abanico de aspectos de ciencias de la vida, fisiología humana, biología, física de fluidos, ciencias de los materiales, tecnología y educación. También incluye contenedores externos para experimentos en torno a ciencias del espacio, observación de la Tierra, materiales y tecnologías espaciales avanzadas.

Columbus artist's impression
Columbus artist's impression

Con el lanzamiento y acoplamiento del Columbus, la ESA también se responsabilizará de la utilización y las operaciones de la ISS y, por consiguiente, podrá enviar a sus propios astronautas como miembros de la tripulación residente en misiones de larga duración, con una participación real proporcional a la inversión europea en esta instalación internacional.

El Columbus lleva 2,5 toneladas de carga útil científica compuesta por cinco armarios internos para equipo de investigación integrado o modular: el laboratorio de biología o Biolab, el laboratorio de física de fluidos (FSL, Fluid Science Laboratory), los módulos europeos para fisiología (EPM, European Phisiology Modules), el contenedor multifuncional europeo (EDR, European Drawer Rack) y el carro de transporte (ETC, European Transport Carrier). El compartimento de carga del transbordador alberga por separado otras dos herramientas que se colocarán en las plataformas externas del Columbus: el observatorio SOLAR y la plataforma de exposición tecnológica (EuTEF, European Technology Exposure Facility). En etapas posteriores se incorporarán otros instrumentos internos y externos.

Una vez conectado a la ISS, el laboratorio espacial europeo se supervisará y controlará desde el centro de control del Columbus de la ESA, situado en las instalaciones de la agencia espacial alemana (DLR) en Oberpfaffenhofen, que se encargará de su puesta en marcha y de la coordinación de las operaciones científicas a bordo. El centro de control también gestionará la red europea de comunicación en tierra para establecer conexión con los centros de control estadounidense y ruso y con otros centros de control y operaciones europeos. En Europa se ha creado una red de centros de apoyo de usuarios y operaciones (USOC) para favorecer la relación entre los investigadores y los equipos científicos a bordo del Columbus y permitir a los primeros controlar sus experimentos y recibir datos de resultados en tiempo real.

ISS configuration 5 November 2007
ISS configuration following undocking of Discovery on STS-120 mission - 5 November 2007

Aportaciones europeas a la estación

Aunque el Columbus es la mayor contribución de la ESA a la ISS, no es la primera ni será la última. La ESA ya ha asignado un sistema de gestión de datos para el segmento ruso (DMS-R) y varias plataformas de investigación actualmente en funcionamiento, como la caja de microgravedad para manipulación con guantes (Microgravity Science Glovebox) y el congelador Minus Eighty degrees Lab for ISS (MELFI). Además, según lo estipulado en un acuerdo de intercambio con la NASA, la ESA ha suministrado el módulo de conexión Harmony (Nodo 2), que se entregó en octubre en el último vuelo del transbordador. En marzo temprano, la lanzadera Ariane 5 pondrá en órbita el carguero no tripulado “Julio Verne”, primero de una serie de vehículos automatizados de transporte (ATV, Automated Transfer Vehicles) que servirá para abastecer la estación y corregir su órbita. Hay otras aportaciones europeas programadas para el futuro, como el brazo robótico europeo (ERA, European Robotic Arm), el módulo Nodo 3 y el puesto de observación Cupola.

“El lanzamiento del Columbus marca el inicio de una nueva era. En el sector europeo de los vuelos espaciales tripulados y ciencias afines llevábamos mucho tiempo esperando este momento”, comenta Daniel Sacotte, Director de Vuelos tripulados, Microgravedad y Programas de exploración de la ESA. “La primera decisión de plantear el Columbus se adoptó en 1985. En aquel entonces se contempló como una colaboración con el proyecto de la estación espacial Freedom de la NASA. Con los cambios experimentados en el mundo, el diseño de la estación se modificó y se convirtió en un programa verdaderamente internacional. Fue hace cerca de doce años cuando pudimos iniciar su desarrollo a gran escala. Hoy el Columbus es una realidad, un laboratorio espacial con una funcionalidad mucho mayor que la propuesta en 1985 e incluso que la concebida en 1995, ya que las demoras en el ensamblaje de la ISS nos han permitido mejorar el diseño y el equipo. Ahora el Columbus es un laboratorio espacial de primera clase preparado para 10 años de interesantes experimentos científicos.”

“Cuando se abra la compuerta y los astronautas accedan al Columbus para encender y poner en marcha su carga útil, será un gran día para Europa, un día que ya queda muy cerca”, asegura Jean-Jacques Dordain, Director General de la ESA. “Hemos recorrido un largo camino desde nuestros inicios con el laboratorio Spacelab a bordo del transbordador espacial. Gracias al Columbus y a los próximos ATV, de ser meros pasajeros hemos pasado a ser socios de pleno derecho. Por primera vez, una instalación tripulada europea se manejará permanentemente en órbita bajo el control de un centro europeo. Los conocimientos adquiridos hasta llegar a este punto tendrán una enorme importancia como preparación para el futuro de los vuelos tripulados, en la órbita terrestre y fuera de ella, con nuestros socios internacionales. Deseo rendir homenaje por este éxito a todos los equipos de la ESA y a los contratistas industriales de Europa, así como a los estados miembros de la agencia, que, a pesar de los numerosos cambios de configuración de la ISS a lo largo de los años, han prestado su apoyo para que la ESA se convierta en un socio de plena confianza en esta iniciativa. Aprovecho la oportunidad para hacer llegar mi agradecimiento a la NASA, a su Administrador y a todos sus equipos que han participado en esta extraordinaria hazaña por su dedicación para cumplir el riguroso calendario en la difícil tarea de ensamblar la Estación Espacial Internacional.”

El transbordador espacial Atlantis se desacoplará de la ISS el 16 de febrero y aterrizará en Florida dos días después.

STS-122 mission crew during walk out
STS-122 crew

A diferencia de los demás miembros de la misión STS-122, Léopold Eyharts permanecerá en la estación como miembro de la 16ª tripulación permanente de la ISS en sustitución de Dan Tani, astronauta de la NASA. Durante su estancia, Léopold Eyharts se hará cargo de la puesta en marcha del Columbus y de los primeros experimentos a bordo. Regresará a la Tierra con la misión STS-123.

Dependiendo de la planificación de tráfico de la ISS, Léopold Eyharts podría seguir a bordo cuando llegue el “Julio Verne” con su primera carga de provisiones, combustible y fluidos para la estación. Esta ocasión también constituirá un hito de la presencia europea en el espacio exterior.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.