Representación de la reentrada del ATV-2

El fin de la misión del ATV Johannes Kepler

21 junio 2011

La nave de reabastecimiento europea ATV concluyó su misión anoche, al desintegrarse durante una reentrada controlada en la atmósfera terrestre, convirtiéndose en una estrella fugaz. El contacto con la nave se perdió a las 20:41:39 GMT (22:41:39 CEST), a una altitud de 80 km.

El Vehículo Automatizado de Transferencia (ATV) partió de la Estación Espacial Internacional (ISS) el lunes a las 14:46 GMT (16:46 CEST), comenzando un vuelo en solitario mientras el equipo de control de la misión en Toulouse, Francia, calculaba los parámetros para su destrucción controlada.

Durante esta fase el ATV tuvo que realizar una maniobra no programada: evitar un fragmento de basura espacial, unas dos horas después de abandonar la Estación.

La NASA emitió una alerta, informando de que un fragmento de basura espacial pasaría a menos de 50 metros de la nave europea. El ATV-2 encendió sus motores brevemente para alejarse de la zona de peligro.

El ATV-2 todavía contaba con una tonelada de combustible en sus tanques, más que suficiente para ejecutar las maniobras de reentrada y hacer frente a cualquier imprevisto. Esta maniobra demuestra, una vez más, la gran flexibilidad y capacidad de adaptación de ATV.

Los últimos momentos del Johannes Kepler

Los directores de la misión reflejan los ánimos en el ATV-CC

El ATV-2 Johannes Kepler encendió sus motores ayer a las 17:07 GMT (19:07 CEST) para entrar en una órbita elíptica que lo acercase a la Tierra, y a las 20:04 GMT (22:04 CEST) para comenzar el descenso hacia la zona designada sobre el Océano Pacífico.

El primer encendido duró 10 minutos y 9 segundos, y el segundo 14 min 9 s.

Poco antes de entrar en contacto con la atmósfera terrestre, el Johannes Kepler comenzó a girar sobre sí mismo para garantizar una correcta fragmentación durante la reentrada.

Las piezas que sobrevivieron, tales como el puerto de atraque o los motores principales, diseñados para soportar altas temperaturas, impactaron con la superficie del océano sobre las 21h GMT (23h CEST). El ATV no transportaba ningún tipo de sustancia peligrosa.

La reentrada tuvo lugar según lo previsto, sobre una zona despoblada del Océano Pacífico, a unos 2500 km al este de Nueva Zelanda, 6000 km al oeste de Chile y a 2500 km al sur de la Polinesia Francesa.

El Johannes Kepler atracando en la Estación Espacial el pasado 24 de febrero

“La misión del ATV-2 ha sido muy tranquila. Durante estos cuatro meses sólo hemos encontrado pequeños problemas, que fueron solucionados rápidamente por el fantástico equipo a cargo de la misión”, comenta Nico Dettmann, Director del Programa de ATV para la ESA.

“ATV ha demostrado una vez más su capacidad para apoyar las operaciones de la Estación Espacial Internacional. Ahora ya estamos preparando su próxima misión: el ATV-3 Edoardo Amaldi, será trasladado a Kourou en agosto, donde se preparará para su lanzamiento a principios del año que viene”.

“El ATV-2 ha batido muchos récords”, explica Alberto Novelli, Responsable de las Operaciones de la Misión del ATV para la ESA.

“No sólo ha sido la mayor carga jamás lanzada por la ESA y por Ariane 5; los motores del ATV también ejecutaron la mayor maniobra de la historia de los vuelos tripulados desde las misiones Apolo a la Luna, elevando la órbita de la Estación más de 40 kilómetros”

Análisis de la reentrada

El ATV-1 desintegrándose durante la reentrada en el año 2008

Los últimos momentos del ATV fueron registrados por un prototipo de ‘caja negra espacial’, facilitada por el Centro de Estudios Orbitales y de la Reentrada de los Estados Unidos. Un dispositivo similar ya había estudiado la reentrada del carguero japonés HTV-2 el pasado día 28 de marzo.

Este dispositivo recogió datos sobre la aceleración, ángulos de cabeceo, alabeo y guiñada, perfil de temperaturas y coordenadas GPS de la nave durante su reentrada en la atmósfera.

El REBR (acrónimo inglés de ‘Re-Entry Breakup Recorder’) se separó del ATV y completó el descenso protegido por su propio escudo térmico. Cuando se encontraba a unos 18 km sobre la superficie del océano, empezó a transmitir la información recopilada a través del servicio de telefonía vía satélite Iridium.

Estos datos ayudarán a comprender mejor qué sucede durante la reentrada y cómo se fragmentan las naves espaciales bajo la acción de las altas temperaturas y de las fuertes cargas aerodinámicas.

Los resultados ayudarán a diseñar las futuras naves espaciales de forma que se desintegren en fragmentos más pequeños y menos peligrosos durante la reentrada.

Copyright 2000 - 2014 © European Space Agency. All rights reserved.